Reseñas Comic Nacional - Noviembre de 2010

Para todos los cómics publicados en el idioma de Cervantes.

Reglas del Foro

Si vuestra reseña tarda en aparecer no dudéis en poneros en contacto con los Moderadores vía privados o haciendo uso del Buzón de Sugerencias / Registro de Incidencias. Disfrutad de vuestras aficiones y hacednos disfrutar con ellas :D
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 10 Nov 2010 21:30
wrapimgLos 4 Fantásticos: Imaginautas.

Cuando Waid y Wieringo entraron en la serie de los 4 Fantásticos, los fans exclamamos en vítores y altas expectativas. Poco duró la alegría, el dibujante apenas realizó cuatro sagas y pocos números unitarios, entre invitados y polémicas varias con el editor, Quesada, que pretendía convertir la serie en algo más cotidiano y, en cierto modo, vulgar. Por suerte, aún pudimos disfrutar de unos cuantos números más de la serie con este equipo creativo, aunque ya no estuviera tan inspirado como lo estuvo en el clímax situado en la mitad de tan corta etapa. En otras palabras, la aportación de ambos autores no fue en absoluto despreciable, pero tampoco significó nada en la fascinante trayectoria del cuarteto.

Sin embargo, algo tendrán estos números para que puedan ser recomendados una y otra vez, ese algo es simpleza, una falta de pretensiones y un tratamiento entrañable de los personajes. Esto puede ser algo tan positivo como negativo en la práctica. Es decir, ver a Reed, a Sue, a Ben y a Johnny como siempre han sido denota cierta dejadez a la hora de enfrentarse a la idea de que estos personajes han vivido experiencias que deberían haberles dejado huella. Pero los cambios de madurez y personalidad (muy destacables, sobre todo en el caso de la Antorcha Humana) hace tiempo que ya fueron extirpados u obviados por otros autores. Los 4 Fantásticos, como franquicia que son, no pueden permitirse cambiar. Al menos Waid se molesta en retratarlos de forma que puedan resultar característicos para todo el mundo, tanto para el neófito de la serie como el que acaba de llegar.

Lo dicho, eso puede ser algo tan positivo como negativo, y esta saga es una muestra de ello: Empieza con una presentación muy adecuada para la familia, continúa con el dilema de la Cosa como monstruo siempre vilipendiado por la gente del barrio donde vivió en su juventud y acaba con dos aventuras que no dejan huella en absoluto en la historia de los personajes (para ello tendríamos que leer las tres sagas siguientes, que son lo mejor de la etapa sin lugar a dudas) pero sí cierta satisfacción en el lector menos exigente, gracias a un buen ritmo, grandes dosis de acción bien plasmada y un villano ocurrente. Por todo esto, no es de extrañar que estos números de Waid fueran seleccionados para este coleccionable. Son un cómic de superhéroes ligero, clásico y agradable, no reinventa la rueda pero divierte, que al fin y al cabo es lo mínimo que hay que exigir en una publicación de este tipo.

Además, el dibujo del fallecido Mike Wieringo (en paz descanse) es todo un ejemplo de simplicidad a favor del encuadre más adecuado, la narrativa más dinámica y la expresividad más divertida. Y por si fuera poco, si hay algo que llame especialmente la atención en este artista es el acertado estudio de la personalidad de los personajes que es capaz de reflejar. En todo momento es fácil adivinar qué piensan y que sienten. En fondos, por otro lado, también es muy acertado, a veces los disimula, pero cuando han de tener protagonismo, ahí están para demostrar la versatilidad del dibujante. Mark Buckingham, que se encarga de la última saga del tomo, suple adecuadamente al artista de la colección y aunque no cuenta con la misma destreza sí es capaz de mantener el tono.

Si a todo esto le sumamos un buen número unitario de Kesel e Immonen, no cabe duda de que nos encontramos ante un tomo recomendable para todos los públicos. 7/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Administrador del Sitio
Administrador del Sitio
Mensajes: 10916
Registrado: 28 Mar 2006 01:40
NotaPublicado: 11 Nov 2010 02:11
wrapimgColeccionable Marvel Nº 2. Los 4 Fantásticos: Imaginautas
Fantastic Four vol. 3 56, 60 al 66 USA
Guión: Mark Waid, Karl Kesel
Dibujo: Mike Wieringo, Stuart Immonen
Libro en tapa dura. 192 páginas. 9.99 €

Hacía bastante tiempo que no leía nada medianamente contemporáneo de la sagrada familia de marvel. Casi desde los tiempos de Larroca a los dibujos. Así que aproveché esta entrega para una nueva toma de contacto.

Creo que Mark Waid le toma rápidamente el pulso a los 4F. No resulta difícil darse cuenta de que no es un grupo de supers como los demás, sino que es claramente una familia, y precisamente el primer número gira en torno a esto, y la saga que completa el ciclo Waid también es muy adecuado para estos personajes. Pero, la verdad es que no llega a ser tan memorable como otras etapas de la colección como las de Byrne o SimOnson (de Lee/Kirby ni hablo siquiera, porque eso es La Biblia de Marvel).

Por su parte el dibujo de Wieringo es de lo mejor que le he visto. Lejos de su etapa en Flash y en plenitud de facultades, consigue hacer suyos a los personajes. Me encanta su versión de La Cosa, a la altura de las mejores, aunque como el villano en particular de la saga está tan falto de "gancho" me quedo con una sensación de que podía haber sido mucho más.

No voy a comentar nada de la edición, excelente, pero sí del orden de los números, que incluyen un número cronológicamente anterior al final del tomo. Que vale, que es un número de relleno, y realizado por otros artistas (inmenso Stuart Immonen), pero por eso mismo no entiendo que se ponga expresamente al final.

En definitiva, no es para nada una etapa esencial de los 4 Fantásticos, y a cualquiera que se quisiera acercar a los mismos, seguiría recomendándoles los mismos nombres de siempre: Kirby, Byrne y SimOnson.

Puntuación: 6/10
Ya puedes visitar la versión beta de colecZion

Y podéis seguir visitando el hilo para colaborar.

¿Tú compras o coleczionas?
Avatar de Usuario
Ficha del Tetris
Mensajes: 2
Registrado: 11 Nov 2010 21:27
NotaPublicado: 11 Nov 2010 21:59
wrapimgGuión: Robert Kirkman
Dibujo: Charlie Adlard
Editorial: Planeta de Agostini
Páginas: 144, blanco y negro
Precio: 7,50 euros


Aprovechando el reciente estreno en Fox de la serie The Walkind Dead, de Frank Darabont, basada en el comic de Kirkman (serie, que por cierto, os recomiendo encarecidamente); nada mejor que repasar la nueva entrega que con el habitual cuentagotas nos ofrece Planeta.
La vida y destino de Rick, Carl y el resto de supervivientes parece sufrir un giro sustancial cuando, por fin, encuentran a otros supervivientes que se han organizado en una pequeña comunidad protegida por un muro y en la que al más puro estilo Amish, todos ellos colaboran y ejercen una función en beneficio de todos.
Parece que Kirkman, por fin, está dispuesto a ofrecer algo de paz a sus personajes y los enmarca en una situación casi utópica en el mundo apocalíptico en el que sobreviven día a día. Y es que era cuestión de tiempo que acabaran encontrando a alguien que no quisiera joderlos de forma sistemática.... ¿no?.
Desgraciadamente, la percepción de los personajes refleja lo que el lector se teme. Ese lugar es demasiado tranquilo, demasiado irreal. Quizá, acostumbrados a la dureza de un mundo de zombies, a todos les pueda resultar extraño atreverse a creer que las cosas pueden mejorar. Y esa sensación de tensa tranquilidad, ese escepticismo, Kirkman lo transmite pefectamente.
Una vez más, la que se podría ir considerando una de las mejores obras del comic de la última década, se mueve en ese extraño y adulto campo del dilema moral, la oscura naturaleza humana y el innegable instinto de superviviencia del hombre.

Para los habituales de la colección, este nuevo número da otra vuelta de tuerca y evoluciona de forma coherente la que está siendo una excelente trama argumental. Si por contra, no has leído Los Muertos Vivientes, debes saber que te estás perdiendo la mejor obra de comic que actualmente se está publicando. Puede que existan otros títulos que compitan por ese galardón, pero puedo aseguraros que pocos comics abordan temas tan escabrosos y profundos del modo como lo hace esta. Los zombies no son más que la guinda, los invitados figurantes que dan color a esta historia de luz y oscuridad. Lo mejor de esta serie son los personajes, como se expone su naturaleza y el terrible realismo que desprenden.
El apocalipsis de Kirkman se define con una frase:
"En este mundo apocalíptico, los verdaderos muertos vivientes son los supervivientes. "

PUNTUACION: 8/10
Sangre y Almas.
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 4719
Registrado: 18 Dic 2006 21:33
Ubicación: l'Anoia
NotaPublicado: 12 Nov 2010 16:16
wrapimgLOS IMPOSTORES


GUION Y DIBUJOS: Christian Cailleaux
EDITORIAL: Dibbuks
PVP: 18,00 €


Tomo tapa dura. 168 pgs color. 17 x 24 cm.

Albert es un tipo corriente, que por azar es confundido por un famoso escritor, y conducido a una fiesta de alto copete. Le gusta la experiencia, y decide repetir, abandonando su miserable vida a cambio de la promesa de fatuas compensaciones. Haciéndose pasar por alguien que no es, se convertirá en un impostor, cohabitando con una cohorte de falsos e hipócritas pares.

La historia se desarrolla en tres actos, compartiendo esquema con una escena teatral, coincidiendo con ella en más de un aspecto. Paralelamente, se nos muestra la farsa real, acompañando a la auténtica mentira, logrando un interesante efecto narrativo que puede confundir al lector, lo que le obliga a participar de la trama de manera más activa.

Desgraciadamente, no toda la obra se sostiene en el mismo interesante nivel cualitativo, sufriendo inevitables altibajos en su extensión. Aunque goza de un dinámico comienzo, y una prometedora puesta en escena, pronto incomoda una lectura apelmazada, lastrada por el propósito de la moraleja que duerme entre bambalinas. No es hasta llegado el tercer acto, preámbulo de la conclusión, que la obra se anima, y goza de una estupenda representación de todos los actores participantes. Las inevitables similitudes con la película El Golpe no son casuales, o eso quiero yo creer, permitiendo gozar finalmente de la lectura.

Christian Cailleaux ejerce de autor completo, acompañando a su historia con unos dibujos sobrios, otorgando la mayor importancia a los personajes y sus angulosos rostros. Difícil la sincronización de afilados rasgos y expresiones reveladoras, con lo que evita que sus caracteres sobreactuen en la página. Tampoco quiero pasar sin mencionar su habilidad con los claroscuros, sombras y luces, atrezzo obligado en una obra de estas características.

La edición, no obstante, deja mucho que desear. No ya tanto por el formato de publicación, muy adecuado, como la dejadez en la realización técnica, merendando letras en muchas, muchas viñetas, como los catalanes; es que en Cataluña hay teatro del bueno, como bien es sabido.


Valoración: 6,5/10


Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 12 Nov 2010 18:00
wrapimgCapitán América: La leyenda viviente.

Escoger una etapa característica de este personaje es realmente difícil, más que nada porque ha quedado demostrado que si en algo destaca es precisamente en etapas longevas en donde se desarrolla su status quo, parte de su idiosincrasia (especialmente la relacionada con América y su política) y en donde se reafirman los villanos. Por ello, escoger la cortísima pero intensa etapa de Roger Stern y John Byrne en la colección no es si no una idea más que acertada para captar a todo tipo de lectores, aunque hoy en día los habrán que prefieran aventuras más modernas con dibujantes más propensos a splash pages y composiciones más atrevidas. Todo esto subjetivamente hablando, claro.

Este tomo se puede dividir en tres partes. La primera está dedicada a un villano llamado el Forjador de máquinas, que tiene una facilidad inusitada para crear clones realmente peligrosos de personajes poderosos, así como la habilidad de rescatar a un viejo enemigo del Capitán. En un principio, parece una aventura un tanto repetitiva y poco interesante, en donde el protagonista debe enfrentarse a las diferentes amenazas de su escondido enemigo, para acabar luchando contra éste en su propia base. Como se puede notar, una premisa típica que, sin embargo, al final acaba mostrando un inesperado desenlace en donde las intenciones del villano están muy lejos de resultar tan predecibles como el desarrollo de la trama. Una trama, que por otro lado, aparte de tener su interés en la citada conclusión, demuestra gran pericia a la hora de dotar de interés el lado humano y cotidiano del personaje.

La siguiente parte está compuesta por un solo número que, por sí solo, compensa con creces la compra del tomo. Se trata de un enfoque magnífico para el Capitán América, que de haber sido desarrollado en más números con la misma intensidad habría resultado todo un ejercicio de lo que debería ser la política, lejos de los charlatanes sin principios con los que desgraciadamente contamos ahora. Simplemente, un partido quiere contar con el superhéroe para presentarse a las elecciones presidenciales de América. Creen que con un candidato como ese no podrían perder, y estaban en lo cierto, pero nadie contaba con la humildad, sinceridad y sentido común de alguien como Steve Rogers, que de otra manera no podría ser el héroe que es.

La tercera y última parte está compuesta por dos aventuras: una de Baltroc y Mr. Hyde que se podría considerar la más floja del tomo que nos ocupa, aunque aún posea cierto carisma y diversión. Sobre todo a la hora de retratar a estos villanos tan dispares, que es obvio que no se iban a entender entre ellos, de ahí la gracia de tenerlos como supuestos aliados. Pero la siguiente saga tiene mucho más empaque, al mostrar a viejos (y nunca mejor dicho) miembros de los Invasores y un villano más temible, tratado con mucha mano y burlando el Comics Code sin perder del todo el tono sombrío y terrorífico (muy al estilo de la Hammer, posada incluída) que la historia pedía a gritos. Aunque claro, sin perder el tono clásico y superheroico en ningún momento.

En cuanto al dibujo de Byrne, en ese aspecto no estamos en su mejor obra. Pero pese a ese detalle, Byrne sigue siendo Byrne, es decir, el dibujo nunca resulta mediocre y la narrativa es la más adecuada, especialmente a la hora de reflejar las batallas. Además, caracterizando a los personajes y mostrando los enfoques adecuados según la situación es todo un maestro del arte secuencial. Quizá le faltara un poco del preciosismo que fue capaz de alcanzar en X-men, Alpha Flight o incluso en los 4 Fantásticos, aunque todo esto también puede deberse a la ausencia de su tocayo Terry Austin, el entintador que mejor entendió los lápices del dibujante, aparte de él mismo.

En definitiva, un buen tomo que reúne todo tipo de historias: ciencia ficción, política, aventura, terror... Y enteramente ilustrado por Byrne, ¿qué más se puede pedir? 8/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Tentáculo púrpura
Mensajes: 1669
Registrado: 19 Oct 2007 23:20
Ubicación: En un punto alejado, observandolo todo.
NotaPublicado: 14 Nov 2010 14:05
wrapimgUltimate Avengers: The next generation

Edición original: Ultimate comics avengers nº1-6
Guión: Mark Millar
Dibujo: Carlos Pacheco
Tinta: Danny Miki
Color: Justin Ponsor
Formato: Tomo 144 págs.


Después de lo perpetrado por Loeb en la serie Ultimatum, la cual no me desagradó, me dispuse a seguir los pasos del universo Ultimate con más decisión. Para comprobar si la línea remontaba o directamente se hundía más en el fango.

El tomo que comento viene justo después de toda la “Ola Ultimatum”. Hay un robo en el edificio Baxter y el Capi, junto con Ojo de Halcón van a detener a los delincuentes. Pero la sorpresa viene que al intentar detenerlos el capi es vencido en un combate cuerpo a cuerpo por un hombre misterioso. El Cráneo Rojo es más fuerte que el Capi y no parece detenerlo nada.

La historia sigue con la consecuente persecución de Cráneo Rojo y averiguando cual es su origen. Origen del cual sólo Nick Furia es sabedor. Por otra parte el argumento discurre por un sendero lleno de sorpresas, algunas de ellas a mi gusto totalmente innecesarias, que logran que el lector de la línea se quede pensando que algo no cuadra en todo este universo de ficción. Me da la sensación que el guionista ha tirado por la tangente y se saca conejos de la chistera sin ton ni son.

No obstante el cómic mantiene un nivel aceptable. Hay muchas escenas de acción que hacen que te quedes sentado en la silla mirando las viñetas una y otra vez. Y Millar conoce al Capi a la perfección y nos deleita otra vez con algunas de sus frases célebres.

Carlos Pacheco hace un gran trabajo, pero me gusta bastante más si lo entinta Merino. Aquí veo un dibujo algo diferente a lo habitual.

Concluyendo, el tomo está bastante entretenido. La historia encaja muy bien con el universo ultimate, pero no me gusta nada la justificación del villano, así como la aparición de un personaje sorpresa sacado de la chistera.

Lo que más me ha gustado es que Millar se acuerda del final de sus Ultimates vol. 2 y nos regala una viñeta que justifica la hipótesis que tenía de porqué si a Nick Furia le cortan el brazo al final del volumen 2 de los ultimate luego aparece con brazo en todas las demás series. Ya era hora de que alguien hiciera algo así.
Spoiler:

6/10
Imagen
"El futuro de muchos de nosotros. O no."
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 16 Nov 2010 16:11
wrapimgIron Man – La 2ª guerra de las armaduras

Extraño tomo el que nos ocupa. Escoger una historia de Iron Man no es fácil, su colección a lo largo de tantísimos años se podría tildar de irregular, siendo suaves. Pocas cosas se podrían escoger para satisfacer a todo el mundo, pero lo cierto es que al final la elección parecía más sencilla de lo que parecía. ¿Por qué no aprovechar el bombo con el que cuentan autores como John Byrne y John Romita Jr. para publicar una historia pedía a gritos su reedición tras tantos años sin salir por estos lares? Así es como se decidió publicar, en este coleccionable, tan reclamada saga.

Es la gran aventura de Iron Man, es decir, el pobre no tiene ni un respiro en los nueve números que componen este tomo. Por lo que podría decirse que la primera impresión que se tiene al acabar de leerlo es de perplejidad, una impresión más que justificada si se tiene en cuenta por todo lo que pasa el pobre protagonista sin pausa ni tiempo muerto, un enemigo tras otro, cada uno más mortal que el anterior, todos yendo a por todas y tratando de matar (pero de verdad) al hombre de la armadura, sin cejar en el empeño.

Este ritmo tan frenético es lo que más engancha de este tomo, es imposible resistirse ante tan intensa aventura, para poseer tantos números lo cierto es que mantiene interesado de principio a fin, con unos villanos muy convincentes (hasta Geoff Johns debería envidiar a Byrne por esto) y un superhéroe (con un gran secundario como Jim Rhodes haciendo lo imposible por salvarlo) que hace todo lo que está en su mano por adelantarse a la situación y, sobre todo, sobrevivir. Es pura aventura, de la mejor que puede ofrecer el género. La única pega que se puede encontrar reside en la magnífica pero inconclusa preparación del Mandarín para obtener el poder y el status que consigue al final del tomo. El no poder presenciar el enfrentamiento entre ambos hace que nos sintamos con ganas de más y nos deja con la desagradable sensación de que esto no ha terminado y, por desgracia, no veremos la conclusión.

Claro que nada de todo esto sería igual con John Romita Jr. en su mejor época, cuando su estilo había cogido forma y todavía no se había deteriorado, con una implacable e impactante fuerza visual que azota a la vista hasta en los planos más cotidianos. Convicción y solidez, esas son las mayores bazas de este artistazo, que realiza aquí uno de sus mejores trabajos, con unas splash pages impresionantes y un retrato inmejorable de los villanos. Es más, todos los dibujantes que pretendan realizar una buena versión del Mandarín deberían fijarse en la terrible sombra que deambula con tanta elegancia y convicción. Y todo esto sin mencionar las increíbles páginas de Fing Fang Foom, realmente muchos echamos de menos este Romita tan inspirado y majestuoso en su estilo.

En definitiva, una saga memorable cuya única pega es encontrarse inconclusa en una de sus subtramas. Es lo único que le ha faltado para alcanzar el sobresaliente. 8,5/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 4719
Registrado: 18 Dic 2006 21:33
Ubicación: l'Anoia
NotaPublicado: 17 Nov 2010 15:40
wrapimgARLERÍ


GUION Y DIBUJOS: Edmond Baudoin
EDITORIAL: Astiberri
PVP: 18,00 €


Tomo tapa dura. 104 pgs color. 18 x 25 cm.

El señor Baudoin es un hombre con una cierta edad. Aunque se dedicó a realizar cómics ya bien maduro, su obra se ha convertido en un referente de la creación europea, al margen de la nueva generación que ha revolucionado el género en nuestro continente. Sus últimos trabajos han dejado buen paladar en el lector español, quienes hemos podido acceder a ellos gracias a una gran labor editorial.

Si echamos un vistazo al marco que engloba sus obras, observamos una evidente labor autobiográfica, de autocontemplación y profunda reflexión. Ello podría provocar cierto rechazo previo al lector, pero rápidamente abre los brazos, permitiendo compartir ese amplio universo interior que atesora.

Arlerí no se contradice a esta definición. Un pintor nonagenario, sobre el que se proyecta el propio Baudoin, retrata a una hermosa joven desnuda, mientras desglosa sus pensamientos y conclusiones sobre el hombre y la mujer. La chica sirve de atento espectador, pero también de contrapartida para el propio escritor, quien puede vislumbrar a la mujer que reside en su interior.

Además de conocer un poco mejor al autor, se nos hace partícipes de las conclusiones a las que podemos acceder tras una vida de enriquecedoras experiencias. Finalmente, obtendremos algunas metafísicas respuestas, a preguntas que tal vez ni siquiera nos habíamos planteado. Todo ello, eso sí, con una delicadeza habitual en los títulos del artista.

Otro aspecto que puede echarnos atrás es el estilo gráfico, con mucha agua, muy personal, tanto como la misma historia. Merece la pena, no obstante, dejar de lado nuestras suposiciones, y dejarnos llevar, pues el trayecto no es en absoluto tan abrupto como parece.

No está de más agradecer la edición de Astiberri, quienes han sabido comprender las necesidades y requerimientos del lector. Unas pocas palabras sobre la vida y bibliografía del artista permiten escenificar un marco apropiado, previo a una correcta lectura. Cada vez me gusta más su colección Sillón Orejero, la cúspide de la edición en España.


Valoración: 6/10


Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 18 Nov 2010 13:58
wrapimgSpider-man Integral de Frank Miller

Curiosa elección de material por parte de Panini. Si hay un personaje que cuente con una serie de sagas bastante recomendables y de cierto nivel, ese es Spider-man. No obstante, tiene la suerte de contar con dos tomos propios en esta colección de Marvel Héroes, lo cual ya dice mucho de su popularidad y variedad. Sin embargo, pese a tener material de calidad de sobra para ofrecer en tomo, lo cierto es que también es difícil sacar algo inédito en este país o que lleve mucho tiempo sin editarse. Por suerte, el nombre de Frank Miller también tiene gancho y casi todas sus obras se han publicado en España, sólo quedaba reunir su labor dentro de las series de Spider-man, que por fin se reúnen en un solo volumen para gozo del fan más completista.

Este integral de Frank Miller, al contar con números tan dispares realizados por varios guionistas, puede ser quizá el menos recomendable para el lector menos ocasional. Aún así, no cabe duda de que contiene un material muy interesante, especialmente el escrito por Denny O´Neill y un viejo conocido de la editorial: Chris Claremont. El de este último es especialmente reseñable, ya que se trata de un Team-Up muy importante, al tratarse de la primera aparición de Karma, mucho antes de que acabara como integrante de los Nuevos Mutantes. En pocas páginas (que actualmente darían para un par de sagas), el guionista conocido como “el patriarca mutante” logra describirnos la vida y personalidad del personaje, con la indispensable participación de los 4 Fantásticos y el asombroso Spider-man.

No menos curiosas son las historias de O´Neill, que no se corta al mostrar sus inquietudes políticas (aunque sea muy por encima, con Von Muerte halagando a Hitler incluso) en argumentos con un tono un poco más urbano, aunque no exento de misticismo en la historia de Extraño, que es quizá la más agradecida para Miller, que muestra su admiración por Ditko al tratar dos creaciones gráficas suyas. El Team-Up con Punisher, por otro lado, nos trae al Miller más próximo al que conocemos, más similar al que más tarde veríamos en la serie regular de Daredevil. En este número O´Neill demuestra tener muy buena mano a la hora de tratar la relación entre dos personajes tan dispares como son Frank Castle y Peter Parker. Por lo demás, es una historia clásica contra el Dr. Octopus que no quiere hacer otra cosa que agradar y divertir, objetivo que consigue.

Pero no todo es tan fantástico, el tomo está completado por un Annual de la serie Team-Up escrito por un primerizo Miller que además está dibujando por un nada agraciado Herb Trimpe, que es sin duda lo peor de este integral. No sólo por el dibujo, torpe e infantil al lado del estilo mostrado por el autor de 300, sino también por el espantoso tratamiento que se realiza del Hombre Púrpura, villano que no cobraría gran importancia hasta la llegada de Bendis pero que aquí es, incluso, más ridículo que nunca, especialmente al estar tan mal enfocado su poder, que se supone que está relacionado con la vista pero aquí lo relacionan con la voz. Los numerosos invitados que se pasean por tan estrambótico y torpe número no hacen más que entorpecer un desarrollo ya de por sí aburrido. Un Miller escritor que, más que recordarnos al que nos sorprendió en los 80, parece más bien un anticipo del que nos encontraríamos por estas fechas.

El tomo está completado con un número que forma parte de una saga incompleta de Bill Mantlo en Peter Parker The Spectacular Spider-man (toma ya), que es el más desafortunado de todos al no mostrar ni el comienzo ni el final de la historia. Pese a todo, las virtudes pueden más que los defectos dentro de esta irregular recopilación, especialmente recomendable para quienes tengan curiosidad por ver los trabajos inéditos de este autor. 6,5/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 4719
Registrado: 18 Dic 2006 21:33
Ubicación: l'Anoia
NotaPublicado: 18 Nov 2010 16:27
wrapimgAIDA EN EL CONFIN

GUION Y DIBUJOS: Vanna Vinci
EDITORIAL: Dolmen
PVP: 15,00 €

Tomo 128 pgs b/n, tapa dura, tamaño 16,5x24 cm. Colección Doble Seis. Publicado originalmente en Italia por Kappa en 2003 (Aida al confine) y también por Dargaud ("Aïda à la croise des chemins").

Aida es una chica un tanto misteriosa, y más bien parca en palabras, que viste de estilo gótico y vive de manetra algo hermética. Tras una relación fallida, viaja a Trieste, a la vieja casa de sus difuntos abuelos, dispuesta a mantener cierta distancia.

Por alguna razón, los fantasmas de sus ancestros se le aparecen, tal vez por algún asunto pendiente (señor, si siempre queda algo pendiente que hacer). Dispuesta a poner orden en el descanso de sus familiares, inicia un viaje de recuerdos a través del tiempo, en las calles de la hermosa ciudad.

Lo que podría haberse convertido en una interesante ruta fantasmagórica, sobrenatural, pronto se tiñe del romanticismo que destila la pluma de su autora, la italiana Vanna Vinci. Una mujer enamorada de su país, su ciudad natal, la música de su tierra, y sobretodo, de sí misma, con lo que no puede evitar proyectarse en todos los personajes del cómic.

Bien por el repaso, aun frugal, de la historia reciente (Primera y Segunda Guerra Mundial), decorada con las vetustas calles e inmutables paisajes urbanos, que conservan el tufo melancólico y nostálgico del paso del tiempo. Es en las estructuras donde se refleja cierta línea fantasmal en la trama, pues los personajes lo convierten todo en un mal chiste bizarro, en una banal fiesta de disfraces.

Alguien debería explicarle a la autora que la viñeta se conduce tanto con la letra, como con el dibujo. Simplemente, no es necesario explicar todo lo que sucede con palabras, pues dispones de herramientas gráficas útiles. Desconocedora del potencial, nos sumerje en una trama lineal y conducida, llevada por unos caracteres demasiado impregnados por su propia personalidad, sin posibilidad de desarrollarse por sí mismos.

Una vez más, hacer hincapié en la edición, esta vez correcta, que merece el artículo. Manda narices que tenga que ser Dolmen la que de lecciones de buen hacer; aplíquense el cuento otros pastos más floridos.


Valoración: 4/10



Imagen
Avatar de Usuario
Moderador
Moderador
Mensajes: 8879
Registrado: 15 Sep 2006 00:19
NotaPublicado: 22 Nov 2010 22:58
wrapimg Batman y Robin 1-3
”Batman Renacimiento”
Guión: Grant Morrison
Dibujo: Frank Quitely


Tras una primera toma de contacto no demasiado adecuada, tanto por mi quemazón por el Batman de entonces (seguir la Batalla por la Capucha mes a mes fue más de lo que pude soportar) el inicio de la tercera etapa de Grant Morrison al frente del Señor de la Noche me ha animado a echar la vista atrás regresando a su segunda carga sobre la misma, la cual no había seguido de la mejor forma. Y es que con el enfoque que el escocés le da al personaje siempre me he movido entre el amor y el odio pues aunque a una escala mayor veo una gran historia y alabo el hecho de que haya sido capaz de imprimir un tono único muy acorde con el personaje (la exaltación de lo demencial y grotesco, Batman es ante todo un personaje de pesadilla surgido en una ciudad de pesadillas en la que los criminales son payasos psícopatas o matones con rasgos de cocodrilo) siempre acabo con la sensación de que es mejor la base de lo que quería contar que lo que nos cuenta al final.

En esta ocasión nos encontramos en pleno relanzamiento de la franquicia posterior a la citada saga de Tony Daniel. Tras la muerte del Caballero Oscuro, un nuevo Batman y un nuevo Robin llegan a la ciudad. La idea no es que sea el colmo de la originalidad (¿Alguien ha dicho la Caída del Murciélago?) como tampoco lo es la elección (no sorprenderé a nadie si digo que es Dick Grayson, primer pupilo de Wayne quien ya ostentara el cargo en Pródigo). La diferencia en esta ocasión es que tenemos un nuevo Robin, el simpar Damian, quien ha terminado ganándose mi simpatía a golpe de irreverencia como ya hiciera Red Hulk durante la controvertida etapa de Jeph Loeb al frente del Coloso ¿Esmeralda? No es lo único, pues Morrison parece que además se lo cree bastante más que los responsables de la anterior andadura de Grayson como Batman, lo cual es de agradecer. Quizás no del todo, pues Dick vuelve a enfrentarse a idénticos problemas a los que tuvo en aquella ocasión, desde su dificultad para llenar los zapatos de su maestro hasta los rifi-rafes con la policía. Sin embargo, Morrison acierta al crear un entorno completamente nuevo, desde la base hasta los gadgets hasta el modus operandi en sí, así como una nueva galería de villanos bastante acorde para la ocasión.

Así, mientras que con el Club de los Villanos del Guante Negro fallaba en darles presencia más allá de meras variaciones raras de personajes ya conocidos, este nuevo Circo del Crimen, desde su guiño a El Viento sobre los Sauces o a esa especie de delirante reverso de Puzzle (el de la saga Saw) que es el Profesor Cerdo, tiene cierto encanto de lo grotesco que titila en los puntos adecuados de la cultura popular.

Con claras reminiscencias a La Broma Asesina (el villano atentando contra padre e hija, el circo abandonado como estrafalaria base, los freaks como sicarios, el demencial discurso de artista del crimen...), cuenta con las virtudes de un siempre agradecido Quitely quien se convierte en el mejor aliado de Morrison para la función. Proveyéndole de material para que se luzca, el por su parte se dedica a establecer al nuevo dúo dinámico junto a las pistas de lo que esta por venir. Enfermizo -para bien- en lo último y muy acertado en lo último, al final es este tratamiento de personajes, especialmente en lo que respecta al “crecimiento” de Dick y el desarrollo de la actitud de Damian ante él, donde este primer arco tiene sus principales virtudes. Para el recuerdo, esa conversación de Alfred ayudándole a Dick a definir un nuevo Batman que potencie su pasado artístico para ya de paso darle consistencia por si mismo.

En definitiva, buen punto de partida de la nueva etapa que reafirma la particular visión, poderosa y provocadora a lo Fura del Baus, que Morrison tiene del Batverso.

Lo Mejor: La relación entre Dick y Damian. El fantástico discurso de Alfred, siempre ahí, encontrando la nueva redirección de Batman. La agilidad imprimida por Quitely más ese tono grotesco y sucio en las tintas tan adecuado para la historia. Esa constante sensación de enfermizo delirio tras una mala borrachera. Las carcajadas a costa del baile de cerdo esperando la reacción de Damian. Damian.

Lo Peor: Habría estado bien algo más de chicha, no me quito la idea de que Morrison es un esteta al que le cuesta pasar de la superficie.

6.5/10
Imagen
"Este forero es grosero e irreal.
Debido a sus comentarios,
nadie lo debería leer"
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 23 Nov 2010 02:12
wrapimgUltimate Vengadores - La nueva generación

Si hay un cómic que supuso un antes y después en el universo Marvel es Ultimates. Sí, incluso por mucho que a su vez estuviera influenciado por Stormwatch y Authority, tenía el tono del que más tarde bebería la franquicia vengadora, no sólo por el propio Mark Millar (que escribiría Civil War) sino también por Bendis, que incluso le daría por realizar una especie de "remake" encubierto de la segunda saga de Ultimates en el crossover de Secret Invasion. En otras palabras, no sería descabellado mencionar esta colección como una de las más importantes de la década pasada, al menos en sus dos primeros volúmenes. Después todo cambió con la llegada de Loeb y su Ultimatum, que darían la vuelta al status quo de la serie de forma irremediable, con varias muertes y todo patas arriba, sin mucho sentido y con un tono supuestamente transgresor que se quedó en la superficie, muy lejos de lo que su creador ofrecía con estas versiones peliculeras de los Vengadores.

Ahora Millar ha regresado, y lo hace sin Bryan Hitch, pero con Carlos Pacheco en su lugar. No cabe duda de que fue un regreso muy esperado y con un nuevo dibujante muy aplaudido. Esto último no sólo porque estemos hablando de un autor español, sino también porque muchos esperábamos ver su indudable calidad de nuevo en Marvel, tras tantos años en la competencia realizando tan excelentes trabajos. La premisa con la que regresan en la saga titulada La nueva generación es la siguiente: Ha aparecido un terrorista que pretende hacerse con el arma definitiva. Dicho villano está profundamente ligado al Capitán América, que tiene todo el derecho del mundo a vengarse de quienes le ocultaron su existencia, por lo que deciden capturarlo antes de que pueda hacer algo contra ellos. Mientras tanto, se crea un nuevo grupo de Ultimates para suplir el viejo que resulta harto peculiar.

En verdad, la premisa no es mala, la nueva versión del villano que aparece aquí es, de hecho, muy ocurrente y lo suficientemente diferente al original como para resultar fascinante. Aparte, tiene algún que otro giro sorprendente en donde los personajes, al final, no son lo que parecen. Hay un detalle en la conclusión que casi compensa la lectura de la saga. Digo "casi" porque por desgracia Millar carece aquí del pulso narrativo que poseía en volúmenes anteriores, y eso se nota en exceso, sobre todo a la hora de desaprovechar todos los conceptos que deja sobre la mesa. Es algo así como ver unos ingredientes excelentes en la cocina para luego realizar una comida que no sabe a nada. Esa es justo la sensación que se me ha quedado con esta saga, realmente atroz si tenemos en cuenta que las ideas son, como ya se ha dicho, más que buenas. Pero cuando se ven personajes tan repelentes, abominables e incluso despreciables como los que podemos ver aquí, sin ninguna pizca de profundidad, humanidad, historia, personalidad... no sólo la implicación con lo que ocurre es mínima, sino que además se queda en un "quiero y no puedo" al pretender ser un cómic fresco y atrevido. Al contrario, suena tan caduco como un cómic clásico verbórrico y casposo, es Millar copiándose a sí mismo y mal. No se diferencia mucho de lo que Loeb hizo en el volumen anterior, salvo por las buenas ideas, que al menos éste sí las tiene.

Y es que ni siquiera Pacheco está a la altura de lo esperado, aunque él por lo menos tiene la excusa de que le han endosado varios (ya les vale, para seis números que está) entintadores que no entienden para nada sus lápices. Sus páginas originales están expuestas por internet y dan una muestra muy clara de ello: El trazo limpio, grueso y para nada elegante de Dexter Vines y Danni Miki, entre otros, no hace ningún favor a la línea detallista y expresiva que tan bien sabía repasar el genial Jesús Merino. Pese a todo, esto no esconde la buena narración de Pacheco, aunque como diseñador de personajes no destaque tanto como debería, pero al menos sabe cómo organizar una buena splash page y está a la altura del mismo Hitch en cuanto al detalle y riqueza de fondos. Lástima que el guión no le permitiera explayarse mucho más, porque si algo puede ofrecer el dibujante gaditano es una épica de órdago que aquí brilla por su ausencia. No es de extrañar, pues, que la batalla final sea tan anticlimática como absurda en la forma de proceder tanto del villano como de los supuestos héroes. Todo muy decepcionante.

En definitiva, no la recomiendo para nada. Es más, no me parece muchísimo mejor que lo ofrecido por Loeb, sólo un poco más ingenioso gracias a varios detalles. Pero tampoco es que sea mucho decir y lo peor es que no hay visos de que la cosa vaya a mejorar. Qué lástima. 3,5/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Moderador
Moderador
Mensajes: 8879
Registrado: 15 Sep 2006 00:19
NotaPublicado: 23 Nov 2010 16:23
wrapimg Batman y Robin 4-6
”La Venganza de Capucha Roja”
Guión: Grant Morrison
Dibujo: Philip Tan


Tras la presentación del nuevo dúo dinámico, su anunciación tras la prueba de fuego en Gotham y establecer la gran trama a la que tendrán que hacer frente, pasamos a la segunda saga de la colección, la cual podríamos definir como una historia de contrastes.

Tras la desaparición de Batman, el crimen de Gotham se ha extremado con la irrupción de clanes criminales, cada vez más violentos, que mantienen el gusto por la puesta de escena de sus predecesores. La vieja guardia de Gotham convive con esta nueva generación de criminales tras la que se oculta una misteriosa figura, El Penitente, quien prepara desde México el desembarco de una nueva forma de droga que cambiara el concepto del crimen para siempre. Para hacer frente a ella, la flamante nueva pareja de vigilantes de Gotham está dispuesta a lo que sea para parar los pies a esta escalada del crimen. ¿Batman y Robin? Si, pero no son los únicos, ya que, paralelamente, Capucha Roja y Escarlata llevan a cabo su propia guerra sin tapujos a la hora de promover el exterminio sistemático de los criminales.

Considerando que La Batalla por la Capucha se centraba en el intento de Jason Tod de usurpar la identidad de su mentor de cara a sus propios fines uno podría pensar que esta historia es completamente innecesaria. Sin embargo, Morrison consigue darle consistencia propia convirtiéndola en un juego de espejos en el que, a través de las diferencias entre ambos dúos de vigilantes, define a los nuevos Batman y Robin estableciendo que son, y que no son. Los dos primeros números de la saga están repletos de secuencias en las que ambos dúos aparecen en las mismas escenas frente a a enemigos comunes estableciendo una línea clara a través de la cual, según oscilamos, la cruzada se hace más o menos sanguinaria. Desde la palabra a lo gráfico, Morrison establece un discurso en el que el rompedor y falto de escrúpulos método de Capucha Roja se muestra como una perversión vacua y grotesca de la cruzada del Caballero de Gotham.

Detalles sutiles como esa canibalización del símbolo de Punisher para dar forma al flamante rediseño del personaje, la delirante escena en la que Jason revela que siempre fue pelirrojo pero que Bruce le obligaba a teñirse de negro para mantener la estética con respecto a Dick o el establecimiento de la pobre Sasha como deforme reverso de Robin refuerzan el discurso de como nueva cruzada no es más que una bastardización de lo que Bruce buscaba. Magníficamente desarrollado (esta vez sí) en los encuentros entre esta nueva pareja y los nuevos Batman y Robin, Capucha Roja y Escarlata se erigen como esa línea que Dick y Damian no deben cruzar para mantener vivo el legado de su mentor. Con los constantes discursos de Jason, prefabricados en el viejo teatro que él y su pupila utilizan como base, Morrison nos lanza el matiz supremo con el que defiende que, tras esta contundente lucha sin límites, sin ética ni moral, trasladada al mismo nivel de los criminales no hay más que un vacuo esfuerzo, sensacionalista y con capacidad de encandilar a los medios, sí (delirante la encuesta promovida por el propio Todd para que Gotham elija quienes son mejores vigilantes), que no es sino pan para hoy y hambre para mañana. Si usas sus propios métodos para luchar contra el crimen ¿al final que te diferencia de ellos? Una idea que cuenta con un oportuno tercer enfoque cuando entra en escena la figura de Pink Flamingo. Antiguo vigilante que, como todos los heraldos del legado del murciélago, fue marcado por la tragedia pero que, al traspasar los límites ha terminado deviniendo en un grotesco monstruo asesino que extiende la muerte por allá donde camina siendo, en propias palabras de Grayson, la respuesta del crimen cuando los que luchan contra ellos pasan de la ralla.

Con la introducción de este personaje igualmente marcado por sus contrastes (como Joker, aúna un aspecto estrambótico y casi rídiculo con su terrorífica función como implacable ángel exterminador) Morrison expande el microcosmos de este nuevo Batman que, al fin, parece que se aleja de la sombra de Batman para establecer su propio camino con una mitología propia.

En definitiva, pese al dibujo, con un entintado nada adecuado y en ocasión difícil de interpretar, esta nueva saga puede ser una de las más lúcidas y humanas que haya hecho Morrison en la franquicia.

Lo Mejor: La relación entre Dick y Damian. El fantástico discurso de Alfred, siempre ahí, encontrando la nueva redirección de Batman. La agilidad imprimida por Quitely más ese tono grotesco y sucio en las tintas tan adecuado para la historia. Esa constante sensación de enfermizo delirio tras una mala borrachera. Las carcajadas a costa del baile de cerdo esperando la reacción de Damian. Damian.

Lo Peor: El dibujo, por momentos incomprensible y motivo sobrado para quitarle puntuación a la saga.

7.3/10
Imagen
"Este forero es grosero e irreal.
Debido a sus comentarios,
nadie lo debería leer"
Avatar de Usuario
Moderador
Moderador
Mensajes: 8879
Registrado: 15 Sep 2006 00:19
NotaPublicado: 24 Nov 2010 08:46
wrapimg Batman y Robin 7-9
”El Caballero más Oscuro”
Guión: Grant Morrison
Dibujo: Cameron Stewart


De entre las muchas imágenes impactantes que nos dejara la Crisis Final, la de Superman cargando el cadáver humeante de Batman probablemente fue una de las que mayor impacto causó entre los fans. Misterio que desde entonces ha traído cola en el Universo DC (más si consideramos como terminó la crisis del escocés) varias pistas hemos tenido desde entonces ya fuera durante la Noche Más Oscura o en la propia franquicia del Señor de la Noche y familia. Incluso en la propia colección que nos ocupa, dejaríamos un importante cabo suelto al final del arco anterior tras increpar Jason a Dick achacándole no ser más que un impostor y que no hubiera usado las Fosas Lázaro para devolver a Batman a la vida. Aquello se ve que marco al antaño petirrojo y aunque la crisis de R'ash Al Ghul debería haber sido suficiente para que lo considerase dos veces antes de emprender cualquier plan precipitado, el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, por lo que aquí lo tenemos aprovechando que Damian está en manos de su madre poniendo rumbo a Inglaterra para devolver a la vida a su viejo colega.

Team-Up en toda regla, contaremos con la intervención de Caballero y Escudero, Batwoman... y hasta de otro Batman. ¿Bruce Wayne? Todo parece indicar que si, pero las cosas no son siempre lo que parecen y el calvo tenía un as, lógico aunque algo churretoso, para darle una nueva vuelta de tuerca a la historia. La premisa de la historia es buena, muy buena, pero aunque tiene una conmovedora escena en la que Dick expresa sus motivos que le impulsan a emprender un rescate que le obligará a enfrentarse a la muerte misma para traer a su mentor de vuelta y que la interacción entre este y sus contrapartidas inglesa y femenina son de primera calidad, no deja de ser un team up de entre muchos que ni de coña logra conseguir dotar de trascendencia a lo que está contando.

Releída la saga y sin factor sorpresa posible, la saga es ramplona. Tremendamente ramplona y sosa. Algo de lo que seguramente tiene culpa el poco adecuado dibujo de Cameron Stewart o ese tufo a las pelis malas (pero las malas de verdad) de la Hammer que la misma historia referencia y que hacen de esta historia más un trámite que otra cosa. Con lo que podía haber dado de si supone más un disgusto que otra cosa.

Dicho sabor se multiplica al tratarse de una historia que, tras presentar a los nuevos Batman y Robin y definir quienes son, define ahora “quien NO es Batman”. Y al igual que recalca que ni Caballero, ni Batwoman, ni tan siquiera el Batman de la Blackest Night lo son, también lo hace con lo obvio siendo la historia que reafirma que Dick Grayson no es Batman, que Bruce está por ahí, y que solo está manteniendo el traje caliente hasta que este vuelva. Todo esto ya lo sabíamos, pero tampoco hacia falta sacarlo a la luz tan pronto y si haber disfrutado de más tiempo con Grayson ocupando el puesto con lo bien que le estaba saliendo. Mientras hemos tenido sus apariciones en multitud de series, si, desde la regular de Batman hasta Calles de Gotham pasando por la miriada de títulos que componen la franquicia, pero si únicamente sigues esta colección, la sensación es que ha sido un visto y no visto.

En fin, todavía quedan aventuras hasta que este regreso se produzca, y habrá que disfrutarlas.

Lo Mejor: El monólogo de Dick acerca de su camaradería con Bruce.

Lo Peor: La sensación de saga transicional sin apenas entusiasmo. Los bocadillos cambiados entre Batman y Batwoman ¿Es que los rotulistas americanos no saben diferenciarlos? Tetas caballeros, Batwoman es la que tiene tetas.

5.1/10
Imagen
"Este forero es grosero e irreal.
Debido a sus comentarios,
nadie lo debería leer"
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 4719
Registrado: 18 Dic 2006 21:33
Ubicación: l'Anoia
NotaPublicado: 24 Nov 2010 10:38
wrapimgAMERICAN VAMPIRE #1


GUION: Scott Snyder, Stephen King
DIBUJOS: Rafael Alburquerque
EDITORIAL: Planeta
PVP: 18,95 €


Tomo tapa dura. 192 pgs color. Recopila: "American Vampire #1-5" USA.

El sello adulto de la DC, Vertigo, debe encaminar sus pasos hacia alguna parte, si quiere sobrevivir en este mercado tan competitivo. Algunas de sus recientes aventuras ha naufragado, debido a una dirección artística discutible, en el mejor de los casos. Pero también ha demostrado que, de ser necesario, toma riesgos controlados, para mantener una colección en el mercado más allá de los dos años. La receta la encontramos en esta original propuesta.

No es innovadora por el hecho de retratar chupasangres, claro está. Los vampiros están viviendo una tercera juventud, gracias sobretodo al ímpetu adolescente, fenómeno fan femenino, aun por explotar completamente. La auténtica primicia consiste en el marco seleccionado para ambientar la historia.

El viejo, salvaje, y familiar Oeste americano. Calles improvisadas de polvo en el camino, diligencias y ferrocarriles, duelos al despuntar el alba, donde martillea el fiable revólver. Viejo, pero no tanto, pues el nacimiento de un prometedor siglo XX marca la pauta; los locos años ’20, con gangsters que aprenden a serlo, nuevos ricos ansiosos de mostrarse, y chicas desenvueltas, preparadas para los avatares que les prepara el futuro.

Scott Snyder conoce su profesión, y nos encamina hacia un nuevo modo de entender el cómic de terror, pilar esencial en el desarrollo de la historieta para lectores maduros. Apuesta por monstruos, poder, y sangre; y referencias violentas, por supuesto, aunque todavía no pulsa botones sensibles. Cuenta con el apoyo más que publicitario de Stephen King, un genio que sabe tocar muchas teclas, y lo hace con desenvoltura. Es su primera participación directa en el noveno arte, amén de alguna colaboración previa desde el margen, y por supuesto, apunta maneras.

Alburquerque imprime la imagen final de la colección, con un estilo cada vez más presente en las estanterías, y con el que yo no acabo de congeniar. Pero la nueva dirección editorial requiere de cierta representación, una seña identificativa, y los rasgos afilados y expresivos de Rafael tienen los números necesarios.

Un libro nada económico, pero apropiado para estas fechas por venir, y soportado por un título y una historia que merecen el esfuerzo. Se hace necesario esperar el progreso de la trama para valorar objetivamente, pero se apuntala como referente idoneo de la nueva línea editorial. Puede que, finalmente, hayan acertado en el clavo.


Valoración: 6,5/10



Imagen
AnteriorSiguiente

Volver a EDICIÓN NACIONAL

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron