Reseñas Comic Nacional - Octubre 2010

Para todos los cómics publicados en el idioma de Cervantes.

Reglas del Foro

Si vuestra reseña tarda en aparecer no dudéis en poneros en contacto con los Moderadores vía privados o haciendo uso del Buzón de Sugerencias / Registro de Incidencias. Disfrutad de vuestras aficiones y hacednos disfrutar con ellas :D
Avatar de Usuario
Rey en el Norte
Mensajes: 5500
Registrado: 23 Mar 2006 17:52
Ubicación: Málaga
NotaPublicado: 09 Oct 2010 04:40
Comenzamos nuevo hilo de reseñas, correspondiente al mes de Octubre. Desde el PAMMHG os animamos a compartir vuestras impresiones en forma de reseña sobre cualquier cómic que hayáis leído recientemente.

Este es un hilo sólo para reseñas; cualquier mensaje que no se ajuste a este formato será borrado. Si queréis dejar un comentario o puntualización de interés a cualquiera de las reseñas que se vayan posteando, podéis hacerlo en este enlace, o bien, si prevéis que el asunto puede dar juego, usando el hilo dedicado al personaje u obra en cuestión o en caso de no existir, abriendo un hilo de debate en cualquiera de las otras secciones del PAMMHG concebidas para ello. También os recordamos que de incluir imágenes, estas deben ceñirse a un tamaño razonable, no excediendo nunca el tamaño del cuerpo de la reseña. Esto se deberá cumplir a rajatabla para evitar descuadrar el portal. Cualquier imagen excesivamente grande será borrada.

Podéis encontrar una pequeña guía de estilo para escribir una reseña en este enlace.

IMPORTANTE


wrapimgPara mantener una estética en el portal y evitar que este se descuadre, os pedimos que en la imagen de encabezamiento de vuestras reseñas useis, en lugar del código
Código: Seleccionar todo
[img][/img]
como venía siendo costumbre, la nueva opción
Código: Seleccionar todo
[wrapimg=][/wrapimg]
(tenéis el botón justo entre el de youtube y el de tachado), la cual permite encuadrar la imagen dentro del texto evitando espacios muertos como os mostramos en la imagen de ejemplo. Además de esto, os rogamos que NO añadáis ninguna imagen de tamaño superior a 320x320, pues podría desplazar el resto del portal verticalmente o, lo peor, joder los límites laterales del mismo. Las imagenes deberan ser además acordes con el texto por lo que, si se trata de una microrreseña de no más de unas cuantas líneas, limitaros a un thumbnail que los lectores puedan agrandar picando sobre él para no dar pie a otra zona muerta en el portal.

El funcionamiento del
Código: Seleccionar todo
[wrapimg=][/wrapimg]
es básicamente similar al del
Código: Seleccionar todo
[img][/img]
(meted la url de una imagen -en caso de imageshack el enlace directo, no el código de foro- en su interior y esta os aparecerá en el foro) con el añadido de que junto al símbolo "=" deberéis insertar "left", "center" o "right" según querráis que la imagen aparezca encuadrada a la izquierda, el centro o la derecha.

A continuación os dejamos un ejemplo con el código de la imagen ejemplo:

Código: Seleccionar todo
[wrapimg=left]http://img185.imageshack.us/img185/432/elric6.jpg[/wrapimg]
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Jinete de Rohan
Mensajes: 580
Registrado: 23 Mar 2006 12:07
Ubicación: Tierra 2
NotaPublicado: 16 Oct 2010 19:43
wrapimgAquaman: La espada de Atlantis
Reseña publicada originalmente en http://www.identidadsecreta.es

En su momento comencé la lectura de la penúltima serie dedicada a Conan, que contaba con Kurt Busiek como guionista. No me considero un completo enamorado de las historias enmarcadas dentro del género de la fantasía heroica, aunque me parecía una buena oportunidad engancharme al mismo con esa serie, sobretodo porque al mismo tiempo comprobaba como se desenvolvía Busiek en una colección totalmente alejada de los superhéroes, donde este guionista no solo se ha granjeado una impresionante reputación en la industria del cómic norteamericano sino que ha logrado un éxito considerable entre los lectores con la mayoría de sus trabajos. Una serie de circunstancias que no son nada interesantes de comentar en esta reseña me obligaron a despedirme de la serie a los pocos números de iniciarla, pero la sensación general que me dejaron dichos números fue tremendamente positiva. Por ese motivo no dude demasiado a la hora de comprarme este tomo -que editó hace ya unos cuantos años Planeta DeAgostini y que desafortunadamente no tuvo continuación- donde se recopila toda la etapa de Busiek en la serie Aquaman. El guionista se hizo cargo de la colección para relanzarla tras los sucesos acaecidos en Crisis Infinita, e intentando enfatizar ese relanzamiento se le añadió al título de la serie el sobrenombre Sword of Atlantis. Pero más allá de ese cambio -que puede calificarse meramente como algo estético- Busiek aprovecha el relanzamiento de la colección para renovarla completamente, cambiando tanto el enfoque de las historias -que se sitúan en un contexto más cercano a la fantasía heroica que a las típicas aventuras de superhéroes- como a los propios personajes involucrados en ellas. Desde el principio se nos informa de que el antiguo Aquaman se encuentra en paradero desconocido después de la completa destrucción de Atlantis que llevó a cabo el Espectro en su intento de erradicar definitivamente la mágica del mundo durante Crisis Infinita. Esa situación la aprovecha Busiek para presentarnos al protagonista de la serie, un nuevo Arthur Joseph Curry que, más allá de su aspecto, no tiene ninguna relación con el desaparecido antiguo gobernante de Atlantis… o sí, porque conforme avanza la trama descubrimos que los caminos de ambos personajes están más entrelazados de lo que el argumento nos hacía presuponer en un principio. Si bien este personaje reúne muchos de los tópicos del género -¿qué héroe de nueva creación no lo hace?- me ha resultado muy interesante ir conociendo tanto su historia pasada como sus primeros pasos siendo el nuevo defensor de los siete mares. De todos modos lo más interesante de esta historia se encuentra en ir descubriendo más detalles sobre la misteriosa desaparición del antiguo Aquaman, cuyo destino final parece estar profundamente ligado al del Morador de las Profundidades, otro personaje nuevo que Busiek introduce en la historia como el mentor de Arthur. En ningún momento se confirma explícitamente lo que todos lectores hemos pensado desde la primera aparición del mencionado personaje, aunque conforme avanza el argumento de la historia el guionista deja ciertos detalles que prácticamente confirman su auténtica identidad.

En lo que respecta al argumento, los seis primeros números recopilados nos presentan la nueva situación que se vive en las profundidades marinas desde la destrucción de Atlantis, con la presentación del personaje protagonista de la colección y de los principales personajes secundarios que participarán en la misma. Después de eso encontramos un fill-in de dos números donde el siempre eficiente Karl Kesel -supervisado en todo momento por el propio Busiek- escribe una historia con el antiguo Aquaman de protagonista, la cual cuenta con la presencia de uno de los nuevos personajes secundarios presentado con anterioridad, el llamado Rey Tiburón. Cerrando el tomo, los dos últimos números pueden considerarse el inicio “oficial” de la nueva andadura de la serie, porque en ellos se muestra el camino que debe seguir Joseph para convertirse en el nuevo Aquaman. En general ha sido una lectura entretenida, aunque en determinadas ocasiones tenía la sensación de que el guionista podía sacarle mucho más provecho al argumento. El principal aspecto negativo de la historia se encuentra en su propio final, que se queda colgado de mala manera como consecuencia del abandono que protagonizó Busiek para dedicarse a otros proyectos dentro de DC Comics. Si además le sumamos que, como he comentando antes, los números restantes de la colección no han sido editados en nuestro país, la recomendación queda completamente descartada. El apartado gráfico de la serie está solventado de forma más que correcta gracias a los tres dibujantes que participan en los diez números recopilados en este volumen. Sin ninguna duda el más destacado de todos es Butch Guice, porque su estilo de dibujo encaja como anillo al dedo con el tono que Busiek le imprime a la serie. Cuando este dibujante se encuentra a pleno rendimiento es magnífico, aunque parece que algunas páginas las tuvo que realizar más rápido de lo habitual, lo que merma considerablemente la calidad de las mismas. Mike Manley se encarga de los dos números de relleno de forma solvente, mientras que los dos números finales corren a cargo de Ricardo Villagrán, cuyo estilo guarda muchas similitudes con el de Guice y eso le da una mayor consistencia a la obra.
Imagen
Avatar de Usuario
Jinete de Rohan
Mensajes: 580
Registrado: 23 Mar 2006 12:07
Ubicación: Tierra 2
NotaPublicado: 16 Oct 2010 19:53
wrapimg30 días de noche
Reseña publicada originalmente en http://www.identidadsecreta.es

Barrow es un pequeño pueblo situado en una de las zonas más recónditas que podemos encontrarnos en el frío paraje de Alaska donde una ingente horda de vampiros ha comenzado una inmisericorde carnicería sobre todas las personas que se encontraban en ese mismo momento en el mencionado pueblo. Los vampiros han elegido esa zona en concreto para realizar sin ninguna preocupación su macabra orgía de sangre por una sencilla razón: Durante treinta días la oscuridad más absoluta se apodera del pueblo sin que se pueda llegar a vislumbrar el más mínimo atisbo de luz solar durante todo un mes, una situación que pretenden utilizar los no muertos allí reunidos para saciar su hambre sin tener que reposar durante el día al mismo tiempo que no levantan la más mínima sospecha de su presencia en el resto del mundo. Ese es –a grandes rasgos- el argumento con el que se inicia 30 días de noche, una impresionante historia de terror con la que Steve Niles deslumbró hace unos años tanto a la crítica como a los lectores. Fue publicada inicialmente en el año 2002 en el mercado norteamericano en forma de serie limitada de tres números, aunque posteriormente fue recopilada en un volumen unitario que se convirtió en todo un éxito de ventas. Una situación bastante significativa si tenemos en cuenta que se trataba de una de las primeras publicaciones de la editorial IDW, que en aquel momento intentaba abrirse camino en el complicado mercado norteamericano y seguramente no esperaban la importante repercusión que causo esta historia, haciendo más importante el éxito obtenido. La edición en español corrió a cargo de la editorial Devir hace algo más de cinco años, repitiendo prácticamente el mismo éxito que en su edición original. Todos estos datos básicamente los comento para reprocharme haber tardado tanto tiempo en leerlo, cosa de la cual me arrepiento enormemente dado que no se puede decir que me haya leído el cómic, sino que más bien lo he devorado desde el principio hasta el final. Aunque siendo totalmente honesto tengo que reconocer que en un primer momento la historia que estaba planteando Niles me generaba ciertas dudas al iniciarla de la forma más típica posible. Las primeras páginas que sirven para ubicarnos en el pueblo de Barrow son de un corte similar a lo que nos podemos encontrar en muchas de las películas de terror de baja calificación. Y lo mismo ocurre con la pareja de policías protagonistas de la historia, que se presentan de tal forma que intuyes que alguno de ellos -o incluso los dos- no terminarán la historia del mismo modo que la ha comenzado. También es cierto que debe ser complicado encontrar otra forma más efectiva –o cuanto menos original- de introducirnos en la historia, teniendo que considerarlo como un mal menor que no desluce en absoluto al resto de la historia. Y es que una vez pasadas esas primeras páginas de presentación comienza realmente lo bueno, obteniendo como resultado una historia bastante original sobre un tema tan recurrente como es el vampirismo. Lo más curioso es como Niles logra crear una enorme historia de terror gracias a una base aparentemente simple, resultándome incomprensible que no se hubiera utilizado con anterioridad en alguna otra historia de terror.

La narración es bastante absorbente, llegándome a poner la piel de gallina en bastantes ocasiones. Y si el comienzo de la historia es tópico, en su desarrollo el guionista intenta huir de los mismos para darle la vuelta a las historias de terror e intentar ofrecer algo nuevo, o cuanto menos algo que realmente vuelva a causar autentico miedo. Tanto el aspecto como las motivaciones que tienen los vampiros en esta historia son una de las piezas fundamentales para lograr ese efecto. Niles se aleja completamente de la visión universal que muchos tenemos sobre los no muertos –una figura aristocrática realmente seductora- que popularizó en su momento la famosa novela de Bram Stoker, recurriendo a un aspecto visual mucho más agresivo a la vez que aterrador como ocurría en la clásica película Nosferatu de Murnau. Una decisión nada baladí si tenemos en cuenta que las motivaciones que tienen estos vampiros no son nada atrayentes ni románticas, sino más bien completamente viscerales. Otro de los aspectos favorables que tienen la historia son los giros que va sufriendo el argumento, que consiguen involucrarte absolutamente en la historia al mismo tiempo que hacen prácticamente imposible realizar una pausa en su lectura al no tener ni la más remota idea de cómo acabará todo. ¿Tiene algo malo este cómic? Desgraciadamente sí. He comentado que el desarrollo de la historia es absorbente, aunque demasiado precipitado. Determinadas situaciones habrían dado mucho más juego si se hubieran narrado con más detalle, como ocurre con la trama secundaría –si se puede considerar como tal- donde se intenta demostrar al mundo entero la existencia de los vampiros. No tiene un final claro, aunque imagino se hará mención en alguna de las historias posteriores.

El apartado gráfico ha sido otro de los aspectos negativos que me he encontrado en este cómic. El peculiar estilo que tiene el dibujante Ben Templesmith me ha supuesto en bastantes ocasiones un tremendo lastre a la hora de comprender claramente lo que estaba sucediendo en la historia. Le infravaloraría si negase que el cómic tiene unas cuantas páginas realmente potentes, aunque lamentablemente el resto de las páginas me daban la sensación de encontrarme ante los bocetos previos de lo que sería el dibujo final. No creo que el dibujo tuviera que ser más realista para causar una mejor impresión, sino que con un trazo más definido el dibujo no influiría negativamente en la comprensión total de la historia. De todos modos parece evidente que el trabajo que realiza Templesmith es del agradado de Niles si tenemos en cuenta las muchas colaboraciones que han tenido ambos autores desde la publicación de esta historia, incluyendo las dos secuelas de la misma títuladas 30 días de noche: Días oscuros y 30 días de noche: Regreso a Barrow. Pero incluso contando con el ligero inconveniente que me ha supuesto el apartado gráfico del cómic tengo que reconocer que he disfrutado enormemente con la lectura de esta historia de terror, mucho más si tenemos en cuenta que el género de terror en los cómics se encuentra de capa caída desde hace bastantes años. Menos mal que siempre tengo la opción de releer las viejas historias de terror de EC… o de la revista Creepy, aprovechando la edición que actualmente está publicando Planeta DeAgostini.
Imagen
Avatar de Usuario
Jinete de Rohan
Mensajes: 580
Registrado: 23 Mar 2006 12:07
Ubicación: Tierra 2
NotaPublicado: 16 Oct 2010 19:59
wrapimgBatman Arkham #01: Joker
Reseña publicada originalmente en http://www.identidadsecreta.es

No descubro nada nuevo si digo que Batman cuenta con una amplia e interesante galería de villanos. Pero uno siempre ha destacado entre los demás, logrando convertirse en la némesis absoluta del Hombre Murciélago. Me estoy refiriendo, obviamente, al Joker. Su excéntrica personalidad se ha prestado a las múltiples y completamente diferentes interpretaciones que han dado sobre él los distintos autores que le han utilizado en sus historias durante su dilatada existencia editorial. No me extraña nada que haya sido el personaje elegido para inaugurar esta colección antológica de doce números centrada en los principales villanos del Caballero Oscuro, recopilando en cada número las historias más representativas de los mismos. No suelen llamarme la atención las colecciones que hacen una selección -en ocasiones muy arbitraría- de historias, siempre he preferido aquellas series que recopilan el material de forma íntegra y cronológica. Pero al final no pude resistirme, porque tanto el personaje como la selección de historias que contenía el número me atraían demasiado. No me arrepiento ni un ápice. En la historia que abre este volumen encontramos la primera aparición -que no el origen- del personaje, narrado en el ya mítico número uno de la serie Batman. Me ha sorprendido mucho, sobretodo al comprobar la crueldad que muestra el Joker en sus maquiavélicos planes. Es evidente que algunos pasajes han quedado muy desfasados, sin mencionar que las motivaciones del personaje son demasiado confusas, aunque me sigue sorprendiendo la capacidad de los antiguos guionistas para condensar en pocas páginas una historia completa. Bob Kane es el dibujante de dicho número, destacando especialmente su diseño del Joker. Lo más negativo de la historia no tiene relación con el argumento o los autores involucrados en ella, sino como consecuencia de la nefasta restauración que DC Comics ha realizado del material, dado que en muchas viñetas el entintado digital emborrona el dibujo de Kane. Después de eso tenemos otra historia -imagino que también la escribe Bill Finger, aunque en ningún momento está acreditado- donde se narra el origen de Capucha Roja, la cual también me ha sorprendido gratamente. La forma de entrelazar el origen del Joker con la aparición de Capucha Roja me ha encantado, aunque de nuevo el guión evidencia la época en que fue publicada originalmente la historia. En contraposición de todo esto está el propio Batman. Su caracterización está en las antípodas comparándolo con el personaje en la actualidad, algo totalmente normal, aunque me extraña que los villanos muestren un comportamiento más adulto que los propios héroes. No se me irá de la cabeza jamás las viñetas donde Batman ejerce de profesor en la universidad de Gotham, es de las cosas más bizarras que he podido leer en toda mi vida. En esta ocasión el dibujo corre a cargo de Sheldon Moldoff, que hace un buen trabajo. Lo cierto es que estos dos números eran los que más miedo me generaban, pero han terminado gustándome mucho más de lo esperado. Sinceramente, cada vez disfruto más con las historias clásicas de ciertas colecciones. La tercera historia está sacada de los años setenta, concretamente de la etapa de Len Wein en Detective Comics. El argumento no es nada del otro mundo, con una serie de elementos que lo hacen demasiado infantil, aunque eso no es impedimento para que en una viñeta veamos como el Joker dispara a bocajarro sobre uno de sus esbirros sin ningún miramiento. El dibujo de Walter Simonson es correcto, no destaca demasiado.

Pasadas esas tres historias antiguas nos encontramos con otras dos mucho más actuales. La primera es el número especial Joker: Devil’s Advocate, cuyo guión lo firma Chuck Dixon. En un principio parece una historia más sobre el Joker, con situaciones bastante típicas, aunque a las pocas páginas el argumento de la misma da un giro radical cuando Batman descubre que no es el Joker quien está detrás de los crímenes que se le achacan. El protagonista principal de la historia en teoría es el Joker, mostrándose completamente desatado en ciertos momentos, pero una parte importante del relato recae sobre el propio Caballero Oscuro, quien debe salvarle la vida a su némesis aún con la oposición de sus aliados más allegados. Pienso que Dixon es un guionista infravalorado, sobretodo después de leer esta historia. Es cierto que tiene una serie de historias bastante flojas a lo largo de toda su carrera como guionista de un amplio número de colecciones relacionadas con el Hombre Murciélago, pero no solo sabe como definir a los personajes de forma coherente sino que además los hace interactuar entre sí a la perfección, siendo está historia uno de sus mejores trabajos sin ninguna duda. Las páginas finales, donde se muestra la motivación de Batman para salvarle la vida al Joker, son para quitarse el sombrero ante Dixon. Y encima el apartado gráfico cuenta con otro viejo conocido de la franquicia del Señor de la Noche como es Graham Nolan, quien hace una soberbia labor tanto en este número como en otros trabajos suyos que he tenido ocasión de disfrutar. Es una lástima que no tenga un hueco en ninguna de las colecciones actuales que protagoniza Batman, porque sería una compra segura.

Cierra esta recopilación otro número especial, Batman: The man who laughs, donde el reputado guionista Ed Brubaker adaptaba la primera aparición del Joker. Bueno, más que una adaptación diría que se trata de una nueva historia con diferentes homenajes a lo narrado en el ya lejano número uno de la serie Batman, también recopilado en este volumen como he comentado unas líneas más arriba. La acción se sitúa en el inicio de la actividad de Batman, eliminando de un plumazo a Robín de la historia, dotándola de una ambientación muy parecida a la mostrada por Christopher Nolan en Batman Begins o en The Dark Knight. La historia en si misma es una auténtica gozada, como suele ser habitual con los trabajos de Brubaker, aunque creo que se disfruta mucho más si se ha leído previamente el cómic en el que se basa, algo nada complicado al incluirse también en este volumen, como ya he mencionado con anterioridad. La versión del Joker que encontramos en esta historia es probablemente la más sádica de todas las recopiladas en este número, como bien demuestran sus actos desde el inicio de la misma. Una cosa que me ha gustado mucho es que Brubaker no da un origen totalmente definido del personaje, sino que muestra retazos -incluyendo su relación con Capucha Roja- de todo ello. Pienso que un personaje como el Joker no necesita un origen totalmente definido, porque eso precisamente le da a los autores la suficiente libertad como para interpretarlo según le convenga a la historia. El dibujo de Dough Mahnke casa a la perfección con el tono de la historia, aunque tiene una serie de páginas que podrían haber estado mucho mejor acabadas.
Imagen
Avatar de Usuario
Jinete de Rohan
Mensajes: 580
Registrado: 23 Mar 2006 12:07
Ubicación: Tierra 2
NotaPublicado: 16 Oct 2010 20:01
wrapimgArrowsmith: Tan guapos de uniforme
Reseña publicada originalmente en http://www.identidadsecreta.es

Si juzgase esta historia teniendo en cuenta solo el primero de los seis números que la conforman mi opinión sobre ella sería bastante desalentadora. Básicamente porque dicho número está plagado de tópicos, quizá demasiados para tan pocas páginas. Es probable que mis expectativas fueran muy altas, aunque no era para menos si tenemos en cuenta los autores involucrados en el proyecto. El guionista Kurt Busiek cruzaba de nuevo su camino con el dibujante Carlos Pacheco después de la exitosa Siempre Vengadores, en una historia ubicada temporalmente en la Primera Guerra Mundial… aunque muy diferente a la reflejada en los libros de historia, ya que se trata de un mundo alternativo donde la magia ha ocupado el sitio de la ciencia en la mayoría de aspectos cotidianos y distintos seres mitológicos conviven con los humanos. Teniendo en cuenta todo esto, mientras leía las primeras páginas de la historia me temía que Busiek la hubiese escrito con el piloto automático encendido, porque el argumento salta de cliché en cliché. Empezando con el protagonista de la historia, Fletcher Arrowsmith, un joven en busca de un cambio radical en su vida que acaba alistándose en el ejercito norteamericano, quien lucha junto con otras naciones aliadas contra el Imperio Prusiano, el cual está extendiendo sus fronteras dentro del continente europeo utilizando magia negra. Su padre se opone totalmente cuando Fletcher le comenta sus intenciones, aunque finalmente acaba escapándose con su amigo de la infancia, alistándose ambos en el ejercito. La convicción de Fletcher aumentó tras hablar con uno de los trabajadores de su padre, un rocoso -literalmente- inmigrante europeo que perdió a toda su familia como consecuencia de la guerra que está asolando al viejo continente. Esto es una muestra de los tópicos que pueblan las primeras páginas de la historia, aunque no son los únicos que encontramos durante los seis números que componen esta serie limitada. De todos modos, y aunque el desarrollo del argumento se produzca a trompicones, la historia aumenta de interés en cada número, convirtiendo muchos de esos tópicos en inesperados giros dramáticos que hacen más amena su lectura. Porque si en algo no escatima recursos Busiek durante toda la historia es en mostrarnos los horrores que se producen en las guerras, aunque en determinadas ocasiones no aporten nada al desarrollo de la misma. Precisamente esto entronca con otro problema que encontraba mientras estaba leyendo la serie, ya que la mayoría de los personajes secundarios aparecen y desaparecen de la historia de forma constante, haciendo que en muchas ocasiones me preguntase como habían acabado en esa situación. Sin obtener en ningún momento una respuesta, claro. Eso sin mencionar los muchos fallecimientos que ocurren a lo largo de los seis números de la serie, siendo la mayoría de ellos totalmente innecesarios. Posiblemente si Busiek hubiese desarrollado la historia en una mayor cantidad de números el impacto hubiese sido mayor, porque como lector habría dispuesto de más tiempo para “encariñarme” de los personajes. Pienso que se trata de un proyecto interesante, pero lastrado como consecuencia del nefasto desarrollo de la historia, haciendo que buenas ideas sean plasmadas de forma superficial. Espero que algún día esta historia sea continuada, porque hay mucho potencial en el mundo que nos muestra Busiek. Como no quiero quedarme solo con los aspectos negativos de la historia, diré que me ha gustado mucho como se inicia cada número, simulando los extractos de las cartas que escribe el protagonista a sus familiares poniéndoles en situación -al mismo tiempo que al lector- de lo ocurrido entre números. Sobretodo el detalle de la progresiva censura que sufren la cartas conforme se recrudece la guerra. El dibujo del gaditano Carlos Pacheco es, sin ninguna duda, lo más destacado de esta serie. Los diseños que realiza tanto de personajes como de localizaciones son magistrales, considerándolo uno de los mejores trabajos que ha realizado durante toda su carrera profesional.
Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 4719
Registrado: 18 Dic 2006 21:33
Ubicación: l'Anoia
NotaPublicado: 16 Oct 2010 20:05
wrapimgMIDNIGHT NATION

GUION: J. Michael Straczynski
DIBUJOS: Gary Frank
EDITORIAL: Norma
PVP: 25,00 €


Tomo 304 pgs color, tapa dura, tamaño 17x26 cm. Tomo que recopila la serie limitada de 12 números Midnight Nation, publicada originalmente en EEUU por Top Cow, más la historieta corta "Objetos preciados" (12 pgs, con guión de Straczysnki y dibujo de Michael Zulli) del especial Midnight Nation #1/2, y un texto de Straczysnki sobre la obra (3 pgs).

Yo soy uno de esos tipos que, o bien poseen la edición original, la primera, o bien se lo toman con cierta calma y la seguridad que todo acaba reeditándose (siempre y cuando no sea Miracle Man, o una edición modificada y alterada, como demasiado a menudo está sucediendo últimamente). Lo digo porque mis ejemplares son doce cómic-books publicados por la editorial Planeta, allá a principios del siglo, y posiblemente me esté perdiendo algo de lo que se ha recuperado recientemente. Mala suerte para mí.

El nombre de Straczynski (Strac, Estracinski, o Stransgsinkin a partir de ahora, no vamos a ser puntillosos a estas alturas), empezaba a resultar familiar por estos prados, sobretodo a los que no tenían Babylon 5 como una de las mejores series de política ficción de todos los tiempos, junto a El Enano Rojo y Dr Who. Lo curioso es que se promulgaba junto a Rising Stars, otra serie de comienzo prometedor, en las positivas cíticas de los medios, todavía muy ajenos a la red global.

Menciono este hecho porque resultará importante en el devenir de su carrera. Siempre aparece con una buena idea bajo el brazo, comercialmente atractiva, potencialmente mítica. Así ha ocurrido con Supreme Powers, Los Doce (de final inédito), y por lo que he escuchado, Spidey o Thor. Por qué no se limita, entonces, a series limitadas?

Y eso es precisamente lo que tenemos aquí, una serie con un comienzo y un final, escrita en doce polutas entregas mensuales, para completar el año de edición. El detective Grey investiga un extraño caso cuando, accidentalmente, cae por la grieta. Accede entonces a un mundo alternativo, una dimensión colindante a la nuestra, donde van a parar los perdidos, desheredados, y olvidados; los deshechos de la humanidad, la purria de la especie humana, y los objetos extraviados.

Desde ese momento, dispone de doce meses para recuperar su alma robada, o de lo contrario devenirá un monstruo malvado y deforme, asesino y sanguinario, esclavo de una entidad que no parece muy amiga de aseos públicos y banquetes de comunión.

Efectivamente, la serie logra su propósito de conmover el alma del lector, pulsando una y otra terminación nerviosa, azuzándonos en uno u otro sentido: levanta el culo y haz algo útil con tu vida, grasiento y excluido lector de cómics! Por Diox, hay que decirlo todo. Ocurre que no logra mantener el buen tono a lo largo de toda la historia, y tras un comienzo titubeante, y un desarrollo excelente, prolonga excesiva e imprudentemente la conclusión, convirtiéndolo en un interminable anticlímax que ningún bien hace a la reputación de Strac.

El dibujante es fantástico, por cierto, muy apropiado a este o cualquier otro estilo narrativo. Era un momento difícil en los medios comiqueros internacionales (cuándo no lo es), y el bueno de Gary Frank podía con lo que le tirasen encima. Su Preacher hubiera sido de leyenda.

Poco más puedo decir, excepto que he pasado un buen rato, ahora y entonces, leyendo este título, y eso es mucho más de lo que podemos decir de la mayoría de colecciones afianzadas. Un punto de confianza para Estracinski!


Valoración: 7/10


Imagen
Avatar de Usuario
Jinete de Rohan
Mensajes: 580
Registrado: 23 Mar 2006 12:07
Ubicación: Tierra 2
NotaPublicado: 17 Oct 2010 17:12
wrapimgCapitán América de Roger Stern & John Byrne / Capitán América: Operación Renacimiento (Marvel Gold)
Reseña publicada originalmente en http://www.identidadsecreta.es

En muchas ocasiones he leído que no hay malos personajes, sino guionistas incompetentes. Estoy muy de acuerdo con esa afirmación, pero también es cierto que existen una serie de personajes que pueden calificarse de “complicados” a la hora de desarrollar sus historias -ya sean en solitario o en grupo- como en algunas ocasiones sucede con Superman, Wonder Woman o el propio Capitán América, protagonista de esta reseña. He seguido las aventuras de Steve Rogers principalmente a través de la serie de los Vengadores, ya que en raras ocasiones me he sentido realmente atraído hacia su colección propia… y cuando lo he hecho, he salido escaldado. Menos mal que ese problema se solucionó hace unos años, cuando el guionista Ed Brubaker se hizo cargo de la serie en su relanzamiento tras los sucesos ocurridos en la infausta Vengadores Desunidos. Pero no me he quedado solo ahí, y he aprovechado que Panini Cómics recuperó no hace demasiado tiempo dentro de la línea Marvel Gold dos etapas -muy bien valoradas entre los aficionados- que han quedado escritas con letras de oro en la historia editorial del Centinela de la Libertad. Han merecido la pena, esa es la primera sensación que me surca la mente a la hora de darles una calificación. Porque en ambas historias la acción y la aventura están presentes en grandes dosis prácticamente a cada página, algo que siempre me resulta entretenido si se hace con sentido. Que es precisamente lo que sucede en las dos etapas, puesto que sus guionistas consiguen entrelazarlas a la perfección con los argumentos que desarrollan durante las mismas. Me parece mucho más acertado este tipo de acercamiento hacia personajes como el Capitán América -o los otros dos personajes mencionados unas líneas atrás- que otros supuestamente mucho más maduros y acordes a los tiempos actuales, como sucedió hace ocho años al incluir la colección del Centinela de la Libertad dentro de la línea Marvel Knights como consecuencia de los terribles atentados del once se septiembre. En primera estancia, Roger Stern -toda una institución durante la década de los ochenta en colecciones como Amazing Spider-Man o Avengers- realiza un completo decálogo de los elementos más reconocibles del Capitán América hasta el momento, los mezcla con argumentos interesantes que afectan tanto al pasado como al presente del personaje y los agita hasta obtener el equilibrio perfecto entre ambos. Todo ello en menos de diez números, algo que sin duda le otorga mucho más mérito al bueno de Stern. Empezamos con Steve Rogers buscando sus auténticos recuerdos -momento que utiliza el guionista para narrarnos el origen definitivo del personaje… al menos hasta ese momento- con la ayuda de Nick Furia, al mismo tiempo que lucha contra contra villanos de la talla de Batroc, el Forjador de Máquinas, Mister Hyde o el Barón Sangre, recuerda momentos vividos durante la Segunda Guerra Mundial -e inevitablemente a su fiel compañero Bucky- junto al Union Jack original o medita las consecuencias que traería su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos de América. Todo esto con los dibujos de un pletórico John Byrne, quien en esos momentos se encontraba muy lejos de su actual decadencia gráfica. Esta etapa fue recopilada en dos números dentro de la mencionada línea Marvel Gold, aunque hace escasos días se publicó de forma íntegra dentro del coleccionable quincenal Marvel Héroes que ha lanzado la editorial Panini Cómics este mes de septiembre.

He disfrutado mucho con ella, la recomiendo encarecidamente si quieres leer buenas historias del Capitán América. Incluso tras una segunda lectura sigue sorprendiéndome la capacidad de Stern para simplificar situaciones que otros guionistas se empeñan en complicarlas inútilmente. En ese sentido, la también breve primera etapa de Mark Waid en la colección de Steve Rogers tiene muchos puntos en común con la de Stern. No solo porque recurra a cierto villano mecánico, sino porque ambas historias tienen un tono muy parecido, dando mucha prioridad a la acción y la aventura desenfrenada. Pero creo que Waid consigue además mostrarnos que representa el Capitán América, como bien demuestra en la historia que ocupa el primer número de su etapa. En ningún momento el personaje protagonista de la colección hace acto de presencia… al menos físicamente, porque si estaba presente en espíritu en cada uno de sus compañeros Vengadores que hacen una aparición especial en dicho número. Durante el ataque de un grupo terrorista, que tiene al mismísimo Presidente de los Estados Unidos de América como rehén y reclaman la presencia del Capitán América, cada miembro de los Vengadores -me gusta mucho la formación del equipo en ese momento, es bastante atípica- recuerda lo representa para ellos el Capitán América. Waid no solo engrandece la leyenda del Centinela de la Libertad con esos relatos, sino que define perfectamente a los personajes que los narran. Llegado el momento consiguen encargarse sin demasiados problemas de los terroristas, pero le comunican a la opinión pública que el Capitán América ha muerto como consecuencia de una intoxicación que irónicamente le ha causado el suero del Super-Soldado. Lo que ellos no saben es que Cráneo Rojo se encuentra detrás del ataque terrorista, momento que ha aprovechado para hacerse con el cuerpo de Steve y de ese modo revivirle… para que pueda ayudarle y juntos eviten el alzamiento del nazismo a una escala global. No revelaré más detalles del argumento, pero el mismo se desarrolla sin frenos: Steve colaborando con Cráneo Rojo -al que recordemos le debe la vida- para hacerse con el Cubo Cósmico, aunque para ello tenga que enfrentarse al ejercito de los Estados Unidos de América… al mismo tiempo que digiere el retorno de una persona a la que creía muerta desde hace muchos años. Pero durante su etapa Waid no se olvida del trasfondo político de la serie, ya que como consecuencia de lo ocurrido en esta primera aventura Steve Rogers es desposeído de su nacionalidad estadounidense y exiliado fuera del país que ha protegido desde hace décadas. Steve asume su responsabilidad y comienza una aventura para recuperar todo lo que ha perdido, algo que le llevará hasta otro viejo conocido. En ese momento, cuando la colección ha cogido un ritmo muy bueno, llegó el todopoderoso Onslaught… y con él también llegó el Heroes Reborn de Rob Liefeld, posiblemente la etapa más oscura del personaje en sus más de cincuenta años de existencia. Al menos Waid tiene tiempo de narrarnos un pequeño epílogo a su etapa, donde descubrimos al mismo tiempo que Steve donde ha estado Sharon Carter desde que supuestamente murió. En el apartado gráfico de la serie está Ron Garney. Mentiría si dijese que se trata de su mejor trabajo, porque con el tiempo ha ido definiendo mucho más su estilo, pero ya apuntaba muy buenas maneras.
Imagen
Avatar de Usuario
Jinete de Rohan
Mensajes: 580
Registrado: 23 Mar 2006 12:07
Ubicación: Tierra 2
NotaPublicado: 17 Oct 2010 17:15
wrapimgCapitán Britania y el MI-13
Reseña publicada originalmente en http://www.identidadsecreta.es

En la reseña que realicé hace unos días sobre Invasión Secreta la mayoría de mis comentarios fueron bastante negativos, pero en esta ocasión debo darle un ferviente agradecimiento a las mentes que la idearon porque una de las colecciones que surgieron a raíz de este gran evento editorial -o más bien durante el mismo- se trataba del enésimo intento de darle una cabecera propia a los héroes británicos de Marvel. El guionista designado al proyecto fue Paul Cornell, una de las últimas sorpresas del cómic norteamericano que espero no sea tan fugaz como otros compañeros de profesión. La elección era razonable si tenemos en cuenta que ya había tratado a uno de los personajes protagonistas de esta colección -siendo más específico, a Pete Wisdom- en la serie limitada Wisdom, publicada hace unos cuantos años dentro de la línea MAX. Estoy plenamente convencido de que ese fue el principal motivo de su elección, y que su nacionalidad no influyó ni un ápice en la decisión que tomaron los responsables de la editorial. Sea como fuere, esta colección es en muchos sentidos una continuación de lo iniciado en dicha serie limitada, aunque en ningún momento es necesario haberla leído con anterioridad. Cornell construye un grupo bastante interesante, recuperando tanto a personajes que estaban olvidados desde hace tiempo -como el Caballero Negro- como a otros que saltaban de colección en colección sin un rumbo fijo -como Blade o el propio Capitán Britania- no solo al comienzo de la serie, sino también durante el desarrollo de la misma. Si te cuentas entre los seguidores más o menos habituales de las aventuras de Brian Braddock sabrás perfectamente a lo que me refiero… o más bien, a quien me refiero. La alineación resulta algo atípica, pero precisamente eso motivó que la colección me llamase la atención desde el principio. Pensaba que el guionista no estaría a la altura de las expectativas que me generaba el grupo que había montado, aunque debo reconocer que estaba completamente equivocado porque Cornell consigue que los personajes encajen tanto en el argumento de la serie como entre ellos mismos. Los diálogos que el guionista pone en la boca de estos personajes tan aparentemente dispares me resultaron muy divertidos, logrando que sintiera empatía hacia todos ellos. Miento, uno de ellos nunca me convenció. Me estoy refiriendo a Faiza Hussain, quien juega un importante papel en la primera historia de la serie. Es una creación expresa del guionista para esta colección, aunque yo juraría haberla visto con anterioridad en otros cómics… ¿o quizá me estoy refiriendo a Cecilia Reyes? No creo, seguramente nadie se acuerda ya de ella. Lo que pretendo transmitir con esto, con otras palabras, es que este personaje es un cliché andante. Pero salvo ese insignificante detalle, la serie tenía todas las papeletas para convertirse en un clásico instantáneo. El único problema que tuvo esta colección -al igual que otras muchas, a mi reseña de Omega Flight me remito- fueron sus bajas ventas, haciendo que la editorial cancelase la serie después de quince números y un anual. De todos modos Cornell tiene tiempo de ofrecernos una interesante historia de presentación, otra donde se establecen los roles de cada miembro del grupo y una historial final donde este atípico grupo debe enfrentarse al mismísimo Drácula, quien pretende hacerse con el control de Reino Unido con ayuda de su propio ejercito de vampiros. Después de esto último espero que no necesites más motivos para leerte esta serie. El encargado del apartado gráfico de la serie es Leonard Kirk, quien parece estar abonado últimamente a las colecciones minoritarias pero altamente recomendables, ya que en su momento también fue el dibujante de Agentes de Atlas. Su estilo es simple, aunque eso no significa que sea malo. Más bien todo lo contrario, porque hace fácil lo que cualquier otro dibujante complicaría innecesariamente. :arrow:
Imagen
Avatar de Usuario
Jinete de Rohan
Mensajes: 580
Registrado: 23 Mar 2006 12:07
Ubicación: Tierra 2
NotaPublicado: 17 Oct 2010 17:16
wrapimgBatman: Un año después
Reseña publicada originalmente en http://www.identidadsecreta.es

Geoff Johns mostró en las páginas de Crisis Infinita lo que muchos lectores pensábamos desde hace tiempo: Batman necesitaba con urgencia un importante cambio de orientación. Motivado en gran medida como consecuencia del desgaste que estaba sufriendo el personaje… o más bien la caracterización que han ofrecido del mismo los autores encargados de las múltiples colecciones que ha protagonizado el Hombre Murciélago desde la década de los noventa, inspirada claramente en la versión que mostró Frank Miller en su Dark Knight. La actitud del personaje era cada vez más enfermiza, lo que complicaba sobretodo el desarrollo de las historias que involucraban a Batman tanto con sus más allegados como con el resto de personajes de la editorial. La oportunidad que ofrecía la penúltima crisis cósmica la aprovecharon sin dudarlo los responsables de la editorial para darle un giro de ciento ochenta grados al status quo del personaje, recuperando una serie de elementos clásicos del Hombre Murciélago al mismo tiempo que asumía nuevas responsabilidades tanto en su vida enmascarada como en su vida pública. El encargado de mostrarnos el nuevo status del Señor de la Noche fue el guionista James Robinson, quien se hizo cargo durante cuatro meses de las dos cabeceras principales del personaje -Detective Comics y Batman- cediéndole con posterioridad el testigo tanto a Paul Dini como a Grant Morrison. La elección de Robinson era una apuesta segura teniendo en cuenta que con anterioridad había demostrado su profesionalidad en sus ocasionales acercamientos al mundo del cómic, dejando para la posteridad buenísimas historias como JSA: La edad de oro o Starman, su obra cumbre -que algún día leeré íntegramente en español, o al menos aún mantengo esa esperanza- realizada junto al dibujante Tony Harris. Entre los cambios más destacables que se introducen en esta historia se encuentra el cambio de actitud del propio Bruce Wayne, quien se muestra mucho más agradable y optimista en comparación con sus últimas aventuras, aunque sin renunciar en ningún momento a la oscuridad intrínseca del personaje. El cambio de actitud es demasiado brusco porque no se explican directamente los motivos que lo han propiciado -y que se narran en la serie semanal 52- pero eso le permite al guionista centrarse en el desarrollo de su historia. Pero también destaca la capacidad de Robinson a la hora de introducir nuevamente a una serie de personajes que habían sido apartados durante los últimos años de las historias que protagoniza el Señor de la Noche. El más importante, sin ninguna duda, es James Gordon, quien estaba retirado de su cargo como comisario de Gotham tras las heridas sufridas en la saga Agente Herido, publicada durante la primera etapa de Greg Rucka al frente de Detective Comics. Era evidente que más tarde o más temprano este personaje recuperaría su antiguo status, especialmente si tenemos en cuenta que durante su ausencia no surgió en ese mismo puesto un personaje ni la mitad de carismático que Gordon. La escena donde se reencuentra con Batman tras la prolongada ausencia de ambos me puso los pelos como escarpias. Lo sé, soy demasiado sentimental. Menos emotivo, aunque igual de interesante, es el momento en el que Batman resuelve sus antiguas rencillas con Harvey Bullock.

Los más beneficiados con el cambio de actitud de Bruce han sido tanto Alfred, su fiel mayordomo, como Tim Drake, su joven pupilo. Ha sido importante sobretodo para este último porque andaba muy necesitado de una figura paternal después de todos los sucesos que le han ocurrido desde la fatídica muerte de su padre en Crisis de identidad. Me ha encantado como ha actualizado Robinson el tema de la tutela de Tim, ya que ha modificado sustancialmente la relación entre ambos personajes. Pero como nada es perfecto, la cruz en esta historia recae sobre Harvey Dent. Este personaje había abandonado su faceta criminal como Dos Caras después de la reconstrucción completa de su rostro durante Silencio, la historia que escribió Jeph Loeb junto al dibujante Jim Lee hace ya unos cuantos años en la serie Batman. Robinson utiliza esta situación haciendo que el personaje se convierta nuevamente en un aliado del Hombre Murciélago en su lucha contra el crimen de Gotham, recordando la alianza que ambos mantenían cuando Dent era el fiscal del distrito de la ciudad. Desafortunadamente esa situación se esfuma cuando Robinson deshace todo lo que él mismo había construido, devolviendo al personaje a la galería de villanos del Caballero Oscuro. Hubiera sido mucho más interesante tener a Dent como aliado de Batman -aunque solo hubiese sido durante una temporada algo más extensa- a tenerlo como enemigo recurrente del guionista sin ideas de turno. Es cierto que Robinson lo cuenta de forma coherente, encajándolo con el desarrollo de la historia, haciendo que sea el propio Dent quien se desfigure medio rostro otro vez como consecuencia de los recelos de Batman hacia el propio Dent. Pero en comparación con su origen clásico, el dramatismo de esta situación es nulo.

De todos modos no sería admisible olvidarme del trabajo “sucio” que realiza Robinson en esta historia, actualizando a un amplio número de villanos clásicos relacionados con el Hombre Murciélago -como sucede con Hiedra Venenosa- al mismo tiempo que se deshace definitivamente de otros villanos, muchos de ellos simples personajes de segunda fila. Incluso introduce a un nuevo personaje que puede darle mucho juego a Batman, aunque lamentablemente ningún guionista lo ha utilizado después de esta historia, convirtiéndolo en una mera anécdota. Si el argumento de esta historia tiene una calidad considerablemente alta, el apartado gráfico de la misma tampoco se queda atrás. De los ocho números que conforman esta saga contamos con la presencia de Leonard Kirk en los cuatro números correspondientes a la colección Detective Comics, mientras que Don Kramer hace lo propio en los cuatro números de la serie Batman. Estos dos dibujantes no solo tienen un notable nivel gráfico sino que logran darle una mayor uniformidad a la historia al tener unos estilos similares. En resumen, esta historia sirve como un inmejorable punto de partida para los nuevos lectores que quieran acercarse al personaje, ya que se condensan en casi doscientas páginas los elementos más identificables del Señor de la Noche. Es cierto que puede considerarse como un paso atrás en la historia del personaje… aunque sirve para avanzar dos hacia delante.
Imagen
Avatar de Usuario
Jinete de Rohan
Mensajes: 580
Registrado: 23 Mar 2006 12:07
Ubicación: Tierra 2
NotaPublicado: 17 Oct 2010 17:18
wrapimgX-Statix Presenta: Chica Muerta
Reseña publicada originalmente en http://www.identidadsecreta.es

La muerte como concepto lleva devaluándose durante las últimas décadas en el mundo del cómic de superhéroes, tal como comentaba en esta otra reseña publicada hace unos días. Ha acabado convirtiéndose en un chiste sin la más mínima gracia para los lectores… aunque en ocasiones puede que sí la tenga. El guionista británico Peter Milligan utiliza los endebles principios elementales sobre los que se cimienta la muerte dentro del Universo Marvel para reírse sin contemplaciones de ella en esta historia, que desafortunadamente pierde fuerza conforme avanza la trama. No puede decirse que este sea uno de los trabajos más pletóricos de Milligan, aunque tampoco llega a los infames niveles de otras obras de un marcado carácter “alimenticio” que dicho guionista ha firmado a lo largo de su dilatada carrera profesional, como su inclasificable etapa en X-Men, por ejemplo. El argumento de la historia -un grupo tanto de héroes como de villanos fallecidos se rebelan contra la muerte porque consideran injusto que solo unos pocos “privilegiados” resuciten mientras la inmensa mayoría de ellos esperan ser olvidados como consecuencia del irremediable paso del tiempo- cuenta con los ingredientes necesarios para sacarle un mayor provecho del que finalmente nos ofrece Milligan durante los cinco números que conforman esta serie limitada, la cual puede considerarse como un descafeinado epílogo de la mítica X-Statix. Eso, u otra historia más sobre el Doctor Extraño dada la importancia de este personaje en el desarrollo de la historia, dejando en muchas ocasiones a Chica Muerta -la teórica protagonista- en un segundo plano. La relación que mantienen ambos personajes es uno de los atractivos de esta historia, aunque desgraciadamente la editorial decidió no tenerla en cuenta en las posteriores apariciones del Doctor Extraño en otras colecciones, algo completamente lógico teniendo en cuenta la nula repercusión que tuvo en su momento la publicación de la misma. El culpable de ello es el propio Milligan, porque más allá del citado argumento y una serie de delirantes diálogos -que recuperaban el irreverente espíritu de X-Statix de forma ocasional- no encuentro nada más destacable en esta historia. Es una auténtica lástima, porque son muchos los personajes secundarios fallecidos que hacen acto de presencia en las páginas de esta serie -entre los que se encuentran algunos tan dispares como Guy Smith, Pájaro Burlón, Moira McTagger, Gwen Stacy o un abatido Scott Lang- aunque en ningún momento Milligan los utiliza de un modo completamente satisfactorio. En ese sentido el único personaje que sobresale entre todos los demás es un completo desconocido llamado Pianista, quien guarda un más que razonable parecido con Bucky Barnes, el supuestamente fallecido compañero del Capitán América durante la Segunda Guerra Mundial. Es tal la semejanza entre ambos personajes que el destino final del Pianista en esta historia explicaría la reaparición de Bucky durante la etapa de Ed Brubaker en la colección del Centinela de la Libertad… siempre que la teoría sobre la resurrección de determinados personajes que expone Milligan fuese una certeza, claro. En el apartado gráfico encontramos a Nick Dragotta, aunque en la edición española de esta serie se indique lo contrario. No había tenido ocasión de leer ninguno de sus anteriores trabajos, aunque gracias a su estilo -que encaja como anillo al dedo con el tono de la historia- ha sido muy fácil encandilarme desde el principio. Seguramente también influye que el entintado de sus lápices corra a cargo del mismísimo Mike Allred, consiguiendo de ese modo que el equipo creativo original que en su momento encumbró a X-Statix se reúna nuevamente en esta historia.
Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 4719
Registrado: 18 Dic 2006 21:33
Ubicación: l'Anoia
NotaPublicado: 17 Oct 2010 18:07
wrapimgALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS
GUION: David Chauvel
DIBUJOS: Xavier Collette
EDITORIAL: Glenat
PVP: 15,00 €


Álbum tapa dura con sobrecubierta. 72 pgs color. 24,5 x 32,5 cm.

El personaje y la historia de Alicia, creada por Charles Lutwidge Dodgson (más conocido como Lewis Carroll), son de rabiosa actualidad en el presente. Buena parte de la culpa la tiene el director Tim Burton y su curiosa adaptación cinematográfica, más o menos bendecida por el criterio del público.

Pero las adaptaciones no terminan en el celuloide. Recientes reinterpretaciones de obras clásicas de la literatura al cómic se han convertido en obras de referencia, como pueden ser El Mago de Oz, Moby Dick, o este particular Alicia en el País de las Maravillas. En este caso, la asimilación corre a cargo de dos autores franceses, lo que no garantiza calidad, pero cuando se da la circunstancia, dejan el listón a un alto nivel.

La historia es conocida por todos, más aún, es todo lo fiel que puede permitirse el noveno arte. Para los que se hayan molestado en leer la obra original, encontrarán en ésta una hermosa y satisfactoria adaptación por parte de Chauvel, incluyendo prácticamente todos los elementos que sostienen la fábula madre: la carrera loca en la playa, la partida de crocket, o el juicio sin sentido, todo ubicado en su contexto ideal, tratado con el primor que merece.

Pero lo mejor, lo más destacable en este caso, es sin duda la labor gráfica de Xavier Collete, que justifica por sí misma la necesidad de adquirir este álbum, por otro lado impecablemente editado. Nuevamente, hermoso es el adjetivo que mejor define su trabajo, opinión compartida por cualquiera que eche un vistazo a sus viñetas.

El único inconveniente es que, aunque brillante, no deja de ser una adaptación, con lo que siempre es recomendable, al menos, una lectura previa de la novela original. Y luego puedes incorporar algunos hermosos dibujos a la ecuación de tus propias imágenes, pero eso es algo que dejo a tu elección.

Valoración: 6/10


Spoiler:
Avatar de Usuario
Tentáculo púrpura
Mensajes: 1563
Registrado: 12 Feb 2007 09:47
Ubicación: Mundofriki
NotaPublicado: 17 Oct 2010 19:19
wrapimgBLACK SUMMER
ELLIS / RYP
GLENAT
15€


Desde que el bueno de Moore encaminó el adorado género superheroico a una vertiente más adulta y realista, muchas han sido las obras que han hecho sus pinitos con mayor o menor fortuna. Desde sobradas como The Boys o cosillas más contenidas pero igualmente espectaculares como The Authority. Ellis es sin duda el más prolifico autor de tebeo superheroicoadulto y encuentra en Avatar la horma de su zapato para mostrarnos como se puede contar el mismo tebeo una y otra vez cambiando la portada y el dibujante.

En un mundo donde existe un grupo de supers ya retirados, uno de ellos decide acabar con el mayor terrorista electo del mundo libre y convocar elecciones. Esto no resulta del agrado de la tan cacareada democracia y los debiles humanos se interpondran entre el superheroe de turno y sus planes.
A partir de aquí, Hulk aplasta¡¡¡¡ Explosiones, descuartizamientos y amputaciones a cambio de un guión interesante es lo que se nos propone ya que el simplismo campa a sus anchas y se prescinde de giros narrativos o argucias argumentales de esas que justifican pagar quince lereles por un tebeo "adulto"

Gracias a Dios existe un tipo llamado RYP cuya sola presencia hace que la inversión en un tebeo suyo merezca la pena. Desde que me dejó con la boca abierta con las impresionantes viñetas del Robocop de Miller, intento no perderme ni un tebeo suyo ya que dibujar supone para él además de un trabajo, una pasión. Eso se nota en cada splash page inundada de miles de detalles a cada cual más curioso.
Puedes estar minutos y minutos buscando las referencias que oculta en cada dibujo. ¿Dónde está wally? es tirar el dinero. Bebe de las fuentes prohibidas al resto de los mortales, Miller y sobre todo Geof Darrow que tiene el don de convertirte una mierda de tebeo en una obra mestra (Hard Boiled)

Y os preguntareis ¿Qué hace un tipo como RYP en Avatar cuando da pan con sopas a la mayoria de artistas hot de Marvel y DC? Pues lo mismo me pregunto yo. ¿Qué es lento? Pues se le espera, coño.

Entre eso y lo espectacular que resulta su estilo, el tebeo es digerible, entretenido y ameno siempre y cuando disfrutes de la violencia gratuita. Aunque cueste quince eures.
Avatar de Usuario
Tentáculo púrpura
Mensajes: 1563
Registrado: 12 Feb 2007 09:47
Ubicación: Mundofriki
NotaPublicado: 17 Oct 2010 19:21
wrapimgEL ESPECTRO. 1,2,3
UNIVERSO DC
OSTRANDER / MANDRAKE
22€ C/U

Gracias al formato essentials - digest customizado ideado por Planeta podemos disfrutar en pocos tomos de etapas aclamadas por la critica y el publico norteamericano e ignoradas en paises norteafricanos como Marruecos o España.
El Espectro de Ostrander y Mandrake es una de esas etapas y la verdad es que el paso del tiempo ha hecho mella en un tebeo que queda obsoleto tanto en técnica narrativa como en composición de página y zarandajas similares.

La moda Spawn hacia estragos en los noventa y DC no iba a ser menos que Monix. Spawn descafeinado para que nos entendamos. Casi toda la etapa trata de la busqueda de objetos mágicos y la pelea contra el malo poseido de turno. O algo así. La verdad es que he pasado página tras página de las más de 1.500 que supone todo la etapa sin prestar demasiada atención. Aunque hay alguna historía que merece la pena nos son más que pequeños espejismos en este gran y arído desierto que representa El Espectro. Las historías con homenajes - cameos de Shade tampoco dan el efecto deseado por los autores en crear una atmósfera medianamente interesante. Incluso les perjudica por aquello de comparativas odiosas.

A partir del segundo tomo se reinicia al personaje aprovechando el crossover de turno y en el tercero se da carpetazo al asunto.

Y poco más que añadir.

PUNTUACIÓN:4,5
Avatar de Usuario
Tentáculo púrpura
Mensajes: 1563
Registrado: 12 Feb 2007 09:47
Ubicación: Mundofriki
NotaPublicado: 17 Oct 2010 19:24
wrapimgULTIMATE SPIDERMAN 1,2,3

Tras la magnifica etapa del aracnido donde se daba un lavado de cara a las historias de siempre y poco más, comienza un nuevo capitulo de la cabecera definitiva en la que Bendis nos vende conceptos nunca vistos en un tebeo de la araña y cambios de status quo sorprendentes.
Tomamos como excusa el bochornoso espectaculo ofrecido por Loeb de nombre Ultimatum para poner a Spiderman como heroe. Eso ya pasó en la serie regular. Juntamos a casi todos los secundaríos viviendo bajo el mismo techo, en plan el Orfanarium de la Tia May para crear ambientes de comedia de situación edulcorada tipo "La tribu de los Brady" y como golpe de efecto definitivo ponemos gafas de pasta a M.J. y la hacemos periodista que eso lo hacen en Smalville con Chloe y mola.

Pues sí, mogollón de cambios nunca vistos en Amazing.

Aún con está publicidad engañosa o estafa que dirian algunos, Bendis sigue escribiendo dialogos divertidos e interesantes e ideando historias que si bien han sido repetidas hasta la saciedad, no aburren salidas de la mano del saturado guionista. El dibujo mantiene el tipo e incluso supera en algunos aspectos al anterior de Immonen y eso es mucho decir.

El papel sigue dando asco y transparenta incluso en las viñetas a color. O los de Panini se ponen las pilas en este aspecto o que no se sorprendan por vender cada día menos. Pagar por una edición de tan infima calidad me saca de quicio.

PUNTUACIÓN: 6
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 4719
Registrado: 18 Dic 2006 21:33
Ubicación: l'Anoia
NotaPublicado: 17 Oct 2010 19:27
wrapimgNADIE

GUION Y DIBUJOS: Jeff Lemire
EDITORIAL: Planeta
PVP: 13,95 €


Tomo tapa dura. 144 pgs color. 18 x 25 cm. Contiene: "The Nobody" USA.

Hay una pequeña localidad a la orilla de un lago denominada Large Mouth, donde se pescó a la lubina más grande del mundo, motivo por el que aparece en la memoria de todo aquél que le importe un pimiento. Es un lugar tranquilo, donde nada ocurre jamás, excepto las estaciones, que se suceden unas a otras.

Entonces, un buen día, un sujeto vendado de pies a cabeza se instala en el motel del pueblo. Levanta suspicacias, como no podía ser de otra manera, e incluso alguna simpatía entre las gentes más abiertas y cosmopolitas de la zona, que se pueden contar con los dedos de una mano. El asunto es que el tipo esconde un terrible secreto, que pugna por liberarse de las vendas, y mostrarse a través de la capa de engaño y ocultación.

Se trata, ni más ni menos, que de una revisión del clásico El Hombre Invisible de Wells (toma spoiler que te crió), con todos los elementos que hizo célebre el relato original. Un individuo incomprendido, luchando por recuperar su identidad, enfrentado a la adversidad de un entorno hostil e ignorante, agresivo por naturaleza. El suero que permite su invisibilidad, no obstante, afecta a su cordura, y poco a poco se irá desvelando la tragedia de su condición, a medida que se sumerje en un profundo desespero, fruto de la futilidad.

Solamente una persona, un alma inocente e ingenua, abrirá su corazón al difícil carácter de nuestro protagonista, y será así partícipe del proceso de autodestrucción que sufrirá su personalidad.

Lemire cuenta, a su manera, esta acertada interpretación del clásico del género, ambientándose en un entorno amable, conocido por cercano y familiar, contemporáneo. Se hace fuerte en su maestría por la técnica narrativa, y se defiende tanto en los momentos álgidos de la trama, como en los más introspectivos, que requieren un tratamiento más subjetivo y delicado de la composición.

No se trata de una obra imprescindible, pero sí de una buena adaptación, amparada por una editorial consistente para el lucimiento puntual de un autor en periodo de crecimiento. Que no se diga que no probamos todos los platos del menú.


Valoración: 7/10


Imagen
Siguiente

Volver a EDICIÓN NACIONAL

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron