La triste historia de la programación infantil

Aquí podréis intercambiar impresiones y manteneros informados sobre vuestras series favoritas y el mundo de la tv en general. No olvidéis usar el botón de spoiler cuando sea necesario.
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 22115
Registrado: 22 Abr 2007 16:48
NotaPublicado: 26 Mar 2017 22:26
Supongo que quién creciese en los ochenta recordará con cariño y nostalgia toda la programación infantil que echaban en televisión y que encima, parecía más "horario protegido" que el supuesto horario que hay ahora. De hecho, los programas infantiles empezaron ya hacia mediados de los sesenta, con programas cómo Antena Infantil o Los chiripitiflaúticos en aquella entonces nueva televisión que sólo tenía una cadena y que dedicaba las tardes a los más pequeños con estos programas y a veces también dibujos animados. Hacia los setenta además, aparte de películas familiares los sábados por la mañana, se introdujeron los dibujos animados de las tres y media de los sábados y los domingos, comenzando por Heidi, mientras la programación infantil de la tarde de los dias de diario crecía con series cómo Pippi Calzaslargas y similares. Entonces llegaron los ochenta y hubo una tremenda explosión de espacios infantiles; los dibujos animados y las series estaban a la orden del día, tanto en la primera cadena cómo en la relativamente nueva segunda. Programas cómo Sabadabadá, Sopa de Ganso o El kiosco acompañaban a los niños (y no tan niños) por las tardes o las mañanas, y dibujos animados cómo Masters del Universo, Dragones y Mazmorras o Inspector Gadget entre muchos otros se hacían míticos.

Además de eso también aparecían otros programas que se harían igual de conocidos para los jóvenes espectadores de aquellos años, cómo La bola de cristal, su sucesor, cajón desastre, que basicamente fue el primer programa contenedor infantil de todos los que estaban por venir, y eso sin contar Barrio Sésamo, que tras una corta etapa en los setenta con la gallina Caponata consiguió ganarse el corazón de los niños españoles gracias a un erizo rosa de felpa. Entonces, a principios de los noventa, llegaron las cadenas privadas, y con ellas, más variedad digamos, y es que por ejemplo fue en telecinco dónde descubrimos esa pedazo de serie que fue y sigue siendo Batman TAS, Miliki empezó a amenizar las tardes de antena 3 y en las recién nacidas autonómicas teníamos una horita de animación por las tardes que lo mismo nos ponían los cortos de Tex Avery que Galaxy Rangers u otras series del estilo, por no hablar que también se apuntaron a lo de los dibujos de las tres.

Para no quedarse atrás, la primera cadena reforzó sus programas infantiles con clásicos cómo el Club Disney, dónde descubrimos personajes como El pato Darwin entre otras series clásicas, y no olvidemos que Canal+, por aquél entonces la primera y única cadena de pago en el país, también compraba series para o bien emitirlas en abierto (las más pocas) o para emitirlas en su programación codificada, privando a muchos niños cuyos padres pasaban de pagar tanta pasta de aquél entonces de maravillas cómo Gargoyles, el último grito de la warner que fue Tiny Toons o las primeras series de la nickelodeon cómo Rugrats: Aventuras en pañales, Catdog o La vida moderna de Rocko hasta un par de años más tarde, cuando ya se les permitía emitirlas a otras cadenas.

Pero entonces todo cambió, de repente, hacia mediados de los noventa, los programas infantiles fueron más y más relegados en el horario de tarde hasta casi desaparecer, los dibujos de las tres y media prácticamente desaparecieron tras Los Fruittis y Delfy y muy pronto, todas las cadenas relegaron la programación infantil a las mañanas de los fines de semana, dónde algunas veces había dibujos animados mañaneros que convivían por si solos con programas contenedores que habían sido diarios hasta entonces cómo los programas presentados por Leticia Sabater o los de antena 3, que mutaron en el club megatrix, telemadrid creó el ciberclub y el Club Disney se convirtió en un contenedor mañanero en telecinco. Lo más triste de todo es que se empezaron a acabar los presentadores, los concursos, el público... Si, había veces en las que los presentadores de dichos espacios se presentaban en espectáculos en vivo dónde tenían contacto con los jovenes televidentes y telemadrid tenía que tirar de Dragon Ball hacia los ocho de la tarde siendo lo único que le quedaba de dibujos de tarde (al menos hasta que las asociaciones de padres decidieron que ya valía eso de ver supersaiyans reventándose la cara a base de bien).

Mientras tanto, Canal+ se convirtió en Digital+ añadiendo muchos canales a su oferta y ahora con la señal digital por satelite, y allí empezaron a aparecer primero las versiones originales y luego las españolas de canales como Cartoon Network o Disney Channel, que eran básicamente un oasis para los amantes de la animación y los críos. Cómo no querían quedarse sin pastel, las demás cadenas contraatacáron con Via Digital, dónde pusieron otros canales cómo Canal Nocilla, Super Eñe o temáticos dedicados al anime cómo Buzz o Animax, y en esas la programación infantil/juvenil de los canales normales languidecía lentamente en programas como TPH club, Frecuencia pirata, Hyakutake o los sucesores de Barrio Sésamo cómo Los mundos de Yupi, la olvidadísima tercera etapa del propio Barrio Sésamo protagonizada por un bicho azul sin gracia llmada Bluki o El duende del globo.

Y entonces de repente la programación infantil desapareció de las ondas hacía principios del siglo XXI, dejando únicamente los canales infantiles de Canal Satelite Digital, la fusión entre Via Digital y Digital+ que empezó a hacer aparecer y desaparecer canales cómo por arte de magia: que si disney cinemagic, que si cartoonito, que si disneychannel +1 (la programación del canal normal pero una hora más tarde, algo que se convirtió en práctica habitual), que si Fox Kids, que si Jetix... Hasta llegar a la época de ahora, la TDT, algunos de cuyos canales fueron responsables de la desaparición de otros más clásicos (cómo cartoon network en favor de Boing) o se convirtieron en una sombra de lo que eran cuando los echaban en las plataformas digitales, caso del disney channel, y encima muchas veces repitiendo capitulos, series o películas mil veces vistas hasta la extenuación, mientras el único vestigio que queda de antaño es el contenedor neox kidz de la cadena neox, que también no sólo se está empzanod a repetir tanto en las emisiones matutinas de diario sino en las de los fines de semana por la mañana, dónde además, cosas cómo Vergüenza Ajena le estan comiendo tiempo al contenedor, ultimo reducto de lo que una vez fue la programación infantil del país, ahora avasallada por programas de "prensa rosa" y otras cosas igual de prescindibles.
"I can't wait to see you in pieces"

Volver a La Verdad Está Ahí Fuera

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado