La última broma (historia propia de Batman)

Éste el espacio para mostrar todas nuestras creaciones e inquietudes artísticas, sin importar el medio a través del que se expresen. Animaros a compartirlas con nosotros.
Avatar de Usuario
Cylon infiltrado
Mensajes: 341
Registrado: 30 Mar 2010 11:35
NotaPublicado: 11 Sep 2011 00:36
LA ÚLTIMA BROMA

CAPITULO 1: LA MUERTE DEL BUFÓN

El escenario de destrucción fue el de mi creación.
El de su fin, el de mi comienzo.

El viejo payaso del crimen se había escapado de Arkham hacía unos meses.
Ya he perdido la cuenta de las veces que se ha escapado a lo largo de estos años.
Con el paso del tiempo terminó por parecer un juego.
El gato y el ratón.
El murciélago y el payaso.

Bien es cierto que la peligrosidad de antaño ya no era tan preocupante.
Puede que fuera por la edad o quizás había aprendido a controlar la locura.

Pero esta fuga fue diferente.
Ni una pista, ni una broma.
Como si esta vez no quisiera retarme.

Si hay algo más insólito que el lugar donde se encontró su cuerpo sin duda es la forma como se encontró.

Llevaba una de sus pistolas de broma en la mano, de las que cuando aprietas sale una banderita del cañón con una tela en la que está escrita una onomatopeya.

La banderita se encontraba incrustada en la parte lateral de su cabeza. De lado a lado.

Y el Joker por primera vez desde que lo conocí no sonreía.

CAPITULO 2: REFLEXIONES EN EL CALLEJÓN DEL CRIMEN

Ojalá Gordon siguiera vivo.

Dicen los médicos que fueron los cigarrillos, pero yo se que la verdadera causa de su muerte fue esta ciudad.
Te atrapa, te consume y no te deja marchar.

Aunque no soy tan ágil como antaño conseguí llegar a la escena antes que el departamento de policía.

Gracias por el chivatazo Barbara.

En cuanto lo vi tumbado en el callejón pensé que se trataba de otra de sus bromas.
Pero no lo era.

Es curioso como se le puede acabar cogiendo cariño a un sociópata como el joker.

El responsable de miles de vidas perdidas.
De dejar en silla de ruedas a una compañera.
De asesinar a sangre fría a un niño que jugaba a ser héroe.
A quitar la vida a la mujer de Gordon.
Y sin embargo con el paso del tiempo acabar necesitándole para sentirme realizado.

A simple vista parecía un suicidio, pero no me lo trago.
El no se iría de este modo.
No es su estilo.

No encuentro pistas.

Me marcho al escuchar las sirenas.

CAPITULO 3: ALETEOS EN LA BATCUEVA

Hecho de menos a Alfred.

Es la persona que mas he querido ya admirado aparte de mis padres.
Finalmente terminé siendo yo su mayordomo, estuve con el hasta que su vida se apagó.
Todo perdió un poco el sentido tras su marcha.

Recuerdo cuanto le gustaba a Damian el dinosaurio.
Después de unos años siendo Robin, Talia acabó matándolo por su traición.
Murió entre mis brazos al igual que Jason.
Mi hijo… papá te hecha de menos.

¿Cuántas muertes puede cargar la conciencia de un ser humano?

Después de aquello me volví mas intratable que nunca.

Pagué mi frustración con Tim.
Desde entonces no nos hablamos, incluso se descosió la “R” de su uniforme.
Le encantaba el penique gigante.
Esta casado con Sthepanie y juntos son su propio dúo dinámico.

Con Dick aún mantengo el contacto.
Finalmente sentó la cabeza con Barbara y ahora es padre.
Sigue patrullando Blüdhaven.

Quien iba a decir que el caballero oscuro terminaría hachando de menos la compañía.

El ordenador me avisa de que el cuerpo ha sido reclamado por la señorita Quinzel.
Mañana será el funeral.

Tengo la sensación de que será movidito.

CAPITULO 4: LAGRIMAS POR UN PAYASO CAIDO

Harleen Quinzel es co-fundadora de una asociación ecológica junto a Pamela Isley.
Es su manera de agradecerla a su compañera que estuviera a su lado mientras se desenganchaba de su dependencia hacia el Joker.
Tras años y recaídas lo logró.
Pese a todo lo visitaba anualmente por su cumpleaños.
Las dos estaban junto al ataúd.

A su alrededor se fueron apilando viejas caras que querían dar su adiós a una leyenda.

Cobblepot vino en su silla de ruedas acompañado por una enferma y un respiradero portátil.
Una lágrima cayó por su picuda nariz.
“Por los viejos tiempos” susurró.

Crane ya no asuntaba a nadie.
Ahora llevaba siempre paja en los bolsillos de los pantalones, como para que no nos olvidemos de quien fue.

Nigma se mantenía más lejos, acompañado por dos enfermeros.
Padecía un grave alzhéimer y los médicos pensaban que ayudaría traerlo aquí.
Ahora hace más preguntas que nunca.

Se notaban las ausencias.
El bueno de Dent terminó decidiendo su vida a cara o cruz. Perdió.
Elliot está internado con un grave caso de suplantación de identidad.
Terminó creyéndose el mismo que era Bruce Wayne.

Y en la azotea de un edificio cercano me encuentro a una bella gata.
Ahora tiene su propia protectora de animales, la más grande del estado.
El centro lo sustenta con lo robado a Lexcorp.
Holly trabaja con ella.

-Hola Selina.
-¿Qué hay de nuevo viejo?
-No podía perdérmelo.
-Te entiendo.
-Me han dicho que la pequeña Helena ha encontrado de nuevo a su mamá.
-Si. Después de todo este tiempo consiguió dar conmigo.
-¿Os va bien?
-Si. Lo entiende. Ahora ya no tengo que preocuparme por ella. Ahora las cosas són…
-Diferentes.
-Si… ya nadie se molesta en asesinar a una gata vieja.
-Cuídate Selina.
-Lo mismo digo Bruce.

Mientras me marcho escucho los gritos de los manifestantes que están tras el cordón policial fuera del cementerio.
Familiares de las victimas del Joker.

Por ultimo escucho un grito de Harleen hacía los manifestantes. Llego a distinguir las palabras “respeto” y “enfermedad”.

Los gritos cesan.

CAPITULO 5: SI PADRE, SERÉ UN MURCIELAGO.

Me siento en el sillón y miro por el ventanal, esperando que otro murciélago impacte contra él.

Reflexiono.

No hay ninguna prueba en la escena que incrimine a otra persona.
Y en cuanto a enemigos…
El Joker siempre los ha tenido, pero no encaja que lo asesinen justo ahora.

Asesinato… todo indica que fue un suicidio.
Pero ¿Por qué iba a hacerlo?
Quizás este mundo ya no le hacía gracia.

Siempre había sido impredecible, pero puesto a acabar con su vida era más lógico que se llevara a mucha gente por delante.
Al menos el Joker de antes.

¿Pero cual de ellos?
Cambiaba cada x tiempo de modus operandi.
Estaba el de las trampas mortales con fácil escapatoria, el que pretendía envenenar el agua de Gotham , el de la pistola y la palanca, el que se rió delante de el guante negro… y así muchas más.

Quizás esta fuera su siguiente personalidad.

Pero si algo tenían en común sus personalidades era el sentido del humor, por muy oscuro que fuese.

Pero aquí no encontraba el chiste.
Un payaso serio muerto por una pistola de broma no era suficiente.

Era demasiado burdo para él.

Tenía que haber algo más.

CAPITULO 6: LA ÚLTIMA BROMA

Por la mañana recibo un paquete y una carta.

Son de Dick.

En ella dice que esto era lo único que había cogido la policía como evidencia y que teniendo el caso ya archivado, uno de los chicos quería venderlo a algún coleccionista excéntrico.
Un antiguo compañero de Blüdhaven le debía un favor y lo ha conseguido antes de la venta.
Terminaba con un: “Para el departamento no significa nada, pero a ti te lo aclarará todo.
Att: Un Grayson volador.”

Abro el paquete a toda prisa y me encuentro con la sorpresa.
El banderín de la pistola de broma que se encontraba dentro de la cabeza del Joker.
En él, encontré las manchas resecas de sangre se puede leer: “ZUR-EN-ARRH!”

Y empiezo a reír como nunca me había reído.
No puedo parar.
Aunque la cabeza y el corazón me lo ordenen.
Me cuesta respirar y sigo riéndome.
Empiezo a notar los efectos de un infarto.
Y cuando ya lo doy todo por perdido paro.

Yazco en el suelo derrumbado con la banderita entra las manos.

Esa era tu gran última broma.

Casi consigues matar a Batman de la risa.

CAPITULO 7: LA CAMARA DE AISLAMIENTO DEL DR. HURT

Me dirijo hacía la protectora de animales “SLAM BRADLEY”.

Selina sale a recibirme.

-Vaya, vaya, no es normal que me deleites con tu presencia tan a menudo.
-Es que me estoy haciendo mayor-Consigo sacarle una sonrisa.
-¿Ya as resuelto el caso del Joker?
-¿Cómo sabes que lo estaba investigando?
-Aunque te quede poco pelo sigues siendo el mejor detective del mundo, no ibas a dejar el temas así.- Ahora sonrió yo.
Espero a que haga la pregunta.
-Y bien ¿Quién lo mató?
-Se suicidó.
-¿El Joker? ¿Por qué iba a hacer algo así?
-Para gastar la mejor broma de la historia. Casi consigue matarme de la risa.
-¿Cómo?
-¿Alguna vez te he hablado del planeta x?
-No.
-Será mejor que entremos, es una larga historia.

FIN
Imagen

Imagen
No seremos recordados por nuestras obras, pero nuestros errores pasarán a la historia.

Volver a ¡Pues yo soy artista!

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron