Reseñas Otros - Noviembre de 2010

¿Qué videojuegos estás jugando, qué música estás escuchando, qué libros estás leyendo, qué juego de rol has jugado...?

Reglas del Foro

Si vuestra reseña tarda en aparecer no dudéis en poneros en contacto con los Moderadores vía privados o haciendo uso del Buzón de Sugerencias / Registro de Incidencias. Disfrutad de vuestras aficiones y hacednos disfrutar con ellas :D
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 16 Nov 2010 18:25
wrapimgDay of the tentacle

Hablar de una obra maestra siempre es difícil, apenas se pueden sacar defectos y al final los adjetivos positivos pueden tornarse repetitivos. Pero lo cierto es que esta secuela de Maniac Mansion rompe el tópico aquel que dice que "las segundas partes nunca fueron buenas". De hecho, sorprende que saliera algo semejante a partir una primera entrega que pretendía ser una parodia de las típicas películas protagonizadas por adolescentes que deben adentrarse en mansiones o lugares siniestros habitados por familias y/o personajes pintorescos fuera de lo normal. Al estilo de La Matanza de Texas, vaya. Por suerte, esta secuela no se contenta sólo con ofrecer un remake paso por paso de su entrega anterior, sino que reinventa el concepto para ofrecernos una aventura totalmente distinta que sólo respeta el nombre, el diseño de algunos personajes y el escenario de la mansión. Pero todo con un tono distinto, más descacharrante, divertido y, sobre todo, original. El toque terrorífico de la primera parte (esa Edna paseando por los pasillos, sobresaltando con su inesperada presencia) desaparece para dejar paso una aventura extraña y surrealista.

Se rescata un personaje: Bernard, que esta vez va acompañado de sus compañeros de piso: Labern y Hoagie. Los tres se verán obligados a cumplir la complicada misión de detener al terrible tentáculo púrpura, que tiene sed de sangre y ganas de conquistar el mundo tras haber obtenido dos apéndices que se asemejan vagamente a lo que deberían ser dos brazos al probar un producto químico. Ellos serán los que intentarán ir al pasado reciente con la máquina del tiempo para evitar que el maldito tentáculo beba el producto que lo ha dotado de cierta megalomanía. Por desgracia, la máquina del doctor Fred falla miserablemente y los tres son lanzados a diferentes períodos del mismo lugar: Pasado, presente y futuro. Nuestros... ¿héroes? deberán regresar para poner de nuevo en funcionamiento la citada máquina y pararle los pies al tentáculo púrpura. Por desgracia, no les resultará nada fácil el regreso.

Un argumento original, simple pero efectivo, con unas misiones muy claras. Todo lo contrario a su antecesor, donde apenas se especificaba lo que había que hacer realmente. Pero nuevamente, esa sencillez esconde lo mejor del juego, que son las miles de posibilidades que posee y su dificultad, ya que a pesar de tener unos puzzles muy lógicos y ocurrentes, posee un desarrollo tan libre, en donde se pueden realizar ciertas acciones en el orden que se desee, que al final acaba abrumando. Pero lo más divertido es que se manejan en todo momento a estos tres personajes en escenarios muy diferentes (pese a ser el mismo en diferentes periodos), lo cual hace que el juego gane mucho en cuanto a variedad de objetos (intercambiables) y personalidades, con unas descripciones muy ocurrentes y divertidas sobre un mismo elemento del escenario. Además, las situaciones son de lo mejor, poder hablar con el presidente Washington, una versión futurista de la estrambótica familia del dr. Fred o simplemente pasear por la mansión en su momento actual, comparando las habitaciones y los cambios, es entretenidísimo. La premisa, ya de por sí, es perfecta.

A esto ayuda el excelente acabado gráfico. Los diseños son fantásticos y las animaciones poseen una calidad indiscutible, los personajes se mueven con una expresividad tan estrafalaria que es capaz de arrancar una sonrisa al mínimo gesto. Están tan cuidadas que hasta los personajes se mueven cuando se deja el control quieto, la expresión al levantarse las gafas de Bernard es inesperada y muy apropiada con su carácter. También hay alguna que otra escena cinematográfica: al principio y unas pocas más en algún momento del juego. Pese a la comprensible baja resolución, propia de la época y de su interfaz, el nivel de detalle y el logradísimo estilo consiguen que nos olvidemos de sus limitaciones. En otras palabras, soporta de maravilla el paso del tiempo. La música y los sonidos tampoco desmerecen, aunque los efectos sonoros se aprovecharían en juegos posteriores como el comentado Sam & Max: Hit the Road. Las voces, que desgraciadamente sólo se escuchan en la intro, son de elogio, aunque el juego no esté doblado al castellano. Pero sí subtitulado, claro.

En definitiva, es la aventura gráfica por excelencia, sus personajes son tan carismáticos y las situaciones son tan ocurrentes que se perdona la simpleza de su argumento a favor de un desarrollo más complejo de lo que parece a simple vista. Algunos la consideran la mejor aventura de Lucas Arts, lo cual no sorprende, ya que lo es por méritos propios. 10/10

Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 4719
Registrado: 18 Dic 2006 21:33
Ubicación: l'Anoia
NotaPublicado: 19 Nov 2010 16:25
wrapimgPLANTS VS ZOMBIES

No soy muy dado a comentar videojuegos, entre otras cosas porque no se me dan especialmente bien (malditos sean esos chismes de controles que provocan duricias), excepto tal vez el Buscaminas. No es un currículum muy extenso, y por eso mismo se da la circunstancia excepcional en este caso.

Qué es Plants vs Zombies? Básicamente, una propuesta derivada del fútbol americano, orientada a la defensa pura y dura. Hordas de no muertos insisten de manera obsesiva en asaltar tu casa, y tu única defensa consiste en la plantación de unos especímenes de lo más extraño.

No es baladí la inmensa oferta que puede garantizar esta propuesta. Entre nuestra cosecha podemos encontrar unas flores que nos proveen de riquezas, unos cocos duros como el diamante, una lanzadora de sandías o un maíz harto pegajoso. Así hasta casi 50 variedades vegetales, cada cual más curiosa. Además, pueden beneficiarse de mejoras, y junto con otros especímenes, organizar unas combinaciones terroríficas.

Los zombies no se quedan cortos. Además del tarugo habitual, las variedades aceptan el más resistente con el cubo a la cabeza, los jugadores de rugby, el domador de delfines, o una curiosa y conveniente representación de Michael Jackson. Asímismo, la lista alcanza prácticamente el medio centenar de posibilidades, con lo que nunca te aburres.

wrapimgAdemás de evitar, en oleadas crecientes, las hordas zombies, el juego ofrece una increible variedad de escenarios alternativos, permitiendo el entretenimiento casual para tiempos muertos. Alimenta al zombie en la pecera, un tres en línea destructivo, descubre qué se esconde en una tinaja, o ponerse en el papel de los muertos, por una vez, y saborear el amargor de la savia.

Por si fuera poco, dispones de la posibilidad de crear tu propio invernadero, y desarrollar tu propia plantación, un suplemento que siempre se agradece cuando parece que la diversión está pronto caduca.

No quisiera dejar de subrayar el estupendo desarrollo del programa, creado con una maligna inteligencia. El aprendizaje es escalonado, siempre un paso por detrás de la dificultad creciente que ofrece el escenario. Con ello, atrapan rápidamente el interés del jugador, permitiendo observar una avance constante y pragmático de las habilidades.

Entiendo que no se trata de un gran lanzamiento, o del hot de la temporada, pero la exquisitez de su elaboración me ha sorprendido gratamente. Muy asequible, por cierto, a través de la red, ya que la antigüedad del programa, que ya va por dos años, favorece el intercambio muy muy económico. Se espera para ayer la segunda entrega de la serie, que ya espero con ansia desmedida.

Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 19 Nov 2010 17:01
wrapimgRunaway - A road adventure

Si existe alguna compañía de videojuegos en España que nos haya dado alguna que otra alegría en el género de las aventuras gráficas en España, esa es Péndulo Studios. Todavía recuerdo cuando compraba sus juegos, distribuidos por Dinamic Multimedia, con una ilusión y unas ganas increíbles, sobre todo por una razón muy sencilla: Siempre tuvieron una estética muy agradable, un estilo y dibujo que recordaban a los de las mejores aventuras de Lucas Arts. Es cierto que ya en otras cuestiones todavía tenían mucho que demostrar, pero ese apartado lo cumplían sobradamente. De otra forma no me habría hecho, en su momento, con el Hollywood Monsters y la aventura que ahora mismo nos ocupa.

Este juego trata de cómo la vida de nuestro amigo Brian da un giro repentino de 180º cuando, de camino a la universidad, se ve forzado a implicarse en una trama repleta de conspiraciones, magia india y mentiras por doquier. Y todo por atropellar a la chica inadecuada. La premisa inicial no está mal, de hecho mantiene en vilo y tiene sus momentos. El problema es que la explicación final puede dejar bastante indiferente, pues uno espera la sorpresa que nunca llega y resulta un tanto decepcionante. El argumento es soso en el mejor de los casos, lo único que llama la atención es descubrir que nada es lo que parece y algún que otro giro en la trama bastante inesperado. Aún así, es bastante flojo en general, se espera algo más que lo que acaba ofreciendo argumentalmente hablando, la historia queda algo típica y con un final demasiado light y complaciente.

Por otro lado, para ser una aventura gráfica tradicional con el sistema de siempre (muy cómodo, por cierto, con el empleo del ratón para rastrear la zona) se hace bastante pesada, porque hay demasiadas pantallas de exploración y zonas inhabitadas, todo son lugares solitarios y hay muy pocos personajes secundarios, prácticamente se pueden contar con una sola mano. Esto hace que el desarrollo sea bastante aburrido, hay demasiado tiempo muerto con el personaje corriendo de un lado para otro y el ritmo, hay momentos en los que decae bastante. Si al menos Brian fuera un personaje carismático, con más ocurrencias que supiera ganarse al jugador, haría el asunto un poco más llevadero. Desgraciadamente, no es el caso, se trata de un protagonista bastante soso. Para colmo, la aventura se hace corta, de no ser por su dificultad (no es elevada, pero difícil para los que no estén curtidos) se haría en un soplo.

En cuanto a gráficos, la verdad es que esta aventura posee un estilo cartoon muy depurado para su época, aunque los personajes no estén realizados en 2 dimensiones cuentan con polígonos sin tener una apariencia realista, como si fueran dibujos animados. Esto hace que los personajes puedan contar con una animación muy fluida que no tendrían en animación tradicional, se nota el cuidado en los detalles y además cuenten con sombras que cambian según sus movimientos. En resumen, la mezcla con los elaborados fondos en 2D que queda de maravilla, sobre todo porque recuerda al resultado que vimos en The Curse of Monkey Island, por sus perspectivas forzadas y formas caricaturescas. No obstante, poseen un color y ambientación excelentes, con unos tonos muy adecuados y nada chillones.

En definitiva, no está mal, pero acaba siendo un "quiero y no puedo". Con todo lo que tenían a su disposición, podrían haberlo hecho mucho mejor, pese a ser una aventura bastante correcta y mejor que lo que se ve últimamente por norma general. Pero le falta ese algo que la haga especial, ese algo que veríamos, más tarde, en sus secuelas. 5/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 20 Nov 2010 21:10
wrapimgRunaway 2

Llevo un tiempo jugando juegos "modernos" de Aventura Gráfica y, casualmente (o no) nunca consiguen sorprenderme o gustarme la mitad de lo que las "antiguas". Los Syberia, el Dreamfall, el Tunguska... por nombrar unas cuantas decepciones de esta década, no llegan a ser ni decentes en el mejor de los casos. No es que se busque la aventura perfecta, pero todo hay que decirlo, últimamente no dan demasiadas alegrías ni sorpresas. No sacan alguna que sea digna de mención o incluso para recomendar. Por suerte, esta saga de Péndulo Studios sí que empezó con un juego que, aunque tenga ciertas carencias, es mucho mejor que lo que se suele ver. Por tanto, se esperaba esta secuela con bastantes ganas, personalmente yo deseaba jugar de una vez por todas a una aventura gráfica "moderna" que al menos cumpla unos mínimos y que no sea el Broken Sword 4 o alguna obra de los chicos de Telltale.

La historia sigue justamente donde nos dejaron en la primera parte. Ahora Brian y Gina viven unas vacaciones de ensueño en islas tropicales con el dinero que obtuvieron en la hazaña con los indios. Por desgracia, un mal día, a Gina se le ocurre viajar a otra isla con un avión bastante viejo y, por tanto, defectuoso, así que, como es menester, acaban estrellándose. La chica desaparece del mapa y Brian sobrevive en una caída atroz. Una vez en solitario, debe ir en busca de su amada, cosa que provoca el inicio de otra aventura repleta de conspiraciones y misterios en donde Joshua tendrá algún tipo de relación.

Así es como los programadores aprovechan un tema secundario y aparentemente sin importancia que ya se pudo ver en la primera parte. Esto es todo un acierto, porque de esta forma logra desmarcarse de la premisa de la precuela y segundo porque consigue conectar ambas partes, haciendo que no parezcan dos historias sin conexión. El argumento, eso sí, tampoco es que sea muy original, pero hay que reconocerle cierto tono surrealista y divertido que era lo que más falta le hacía a la saga, ya que los momentos delirantes e inesperados que pueden verse aquí tienen muy poco que ver con la sosez de la primera entrega. Además, Brian ha mejorado mucho como personaje principal, aunque sólo sea porque se ha espabilado un poco y al menos tiene frases y diálogos mucho más ingeniosos y ocurrentes. Pero sigue quedándose muy por detrás del resto de los secundarios, sin que esto sea algo negativo, ya que son muy superiores a los de la primera entrega y eso ayuda bastante a la hora de valorar globalmente la aventura.

Por desgracia sigue teniendo grandes fallos en el diseño, algunos puzzles son casi irresolubles solo porque a Brian no se le mete en la cabeza algo que nosotros mismos tenemos muy claro. Con esto quiero decir que no hay multitud de posibilidades, todo es A y B hacen C, nunca hay D, E y demás, es decir, muchas veces sabremos qué hay que hacer para avanzar, pero tendremos que ver la fórmula rígida idónea para hacerle ver a Brian qué es lo que queremos. Eso es un fallo de diseño que está presente en toda la aventura (y que se encontraba en la primera parte), junto a la falta de renovación en los diálogos, que resulta insultante seguir hablando con un personaje de algo que ya hemos resuelto. Detalles, pero detalles importantes al fin y al cabo, que ralentizan un poco la aventura y la hacen insoportable en ocasiones. Por suerte, son menos graves de lo que parecen y además cuenta con un uso ocurrente del inefable Joshua para ayudarnos a salir airosos de cualquier situación donde nos estanquemos. Eso sí, es poco recomendable abusar de este tipo de ayuda, ya que el juego es mucho mejor si se disfruta en toda su dificultad.

Todo esto sin mencionar los gráficos, más que decentes y bastante resultones. Eso sí, debo decir que son menos detallistas que los de la primera parte y es preocupante que no tengan ni la mitad del cuidado que tuvieron con el cursor, que a veces se presenta dintelado y la animación a desaparecido misteriosamente. Aun sin tener el mismo cuidado, curiosamente, sigue siendo un apartado gráfico más que aceptable y apenas se le puede pedir más. En todo caso,las escenas cinematográficas sí deberían mejorar sustancialmente, ya que dejan mucho que desear en algunos momentos, resultando ser enormemente aburridas. A los de Péndulo les vendría bien ser más dinámicos y atrevidos en dichas secuencias. En cuanto al doblaje, es fabuloso, de lo mejor que se ha hecho, se contrataron dobladores de indudable calidad y cierto prestigio, como puede ser el que pone en boca las frases hirientes de House en España. La música es eficiente y acompaña sin molestar, con unos efectos de sonido bastante correctos.

Qué decir, posiblemente sea una de las aventuras más aceptables de esta década, que tampoco es mucho decir por la ínfima calidad que hemos estado soportando últimamente. Supera a la precuela en muchas cosas y está mucho mejor desarrollada, pese a que comparten algunos fallos. Pero al menos en tono, historia, puzzles y personajes mejora, que no es poco. 7/10.

Imagen


Antes de acabar, debería avisar de que la aventura no termina en esta entrega, sino que continúa en la siguiente cual saga tipo Piratas del Caribe se tratara. Pero vamos, cierra con la suficiente lucidez como para no dejarnos con un palmo de narices.
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 22 Nov 2010 15:14
wrapimgRunaway: A twist of fate

Péndulo ya nos sorprendió cuando sacó Hollywood Monsters en las estanterías de las tiendas. Barato, muy vistoso y agradable de jugar, una aventura gráfica como las de siempre: Buenos personajes, una trama curiosa y muy cinéfila, buenos puzzles, muchas localizaciones, diálogos delirantes... Lo tenía todo para competir con otras aventuras de su calidad, excepto un buen diseño de puzzles. Luego llegó Runaway, la primera parte, que también hizo las delicias de los jugadores con su propuesta todavía clásica, un apartado gráfico todavía mejor y un diseño de puzzles, aunque imperfecto, mejorado. Runaway 2, por otro lado, no hizo más que repetir la fórmula de éxito, mejorando aún más la asignatura pendiente de los puzzles y sorprendiendo a sus fans con un final abierto que causó tantos enfados como impaciencia. Ahora, por fin, tenemos esa parte "final" (entre comillas, porque a saber si nos hacen una cuarta, aunque ya anuncio que el final, esta vez, lo cierra todo) que todos esperábamos. Sólo queda ver si está a la altura de las expectativas.

Para empezar, el final de la entrega anterior se atrevía a mostrar extraterrestres y elementos fantásticos que muy pocos esperaban, a pesar de que la saga Runaway puede abarcarlo todo, lo cierto es que nadie imaginaba que fuéramos a encontrarnos tan abiertamente con unos elementos de este estilo. Y aunque esta tercera parte no olvida ese final abierto, lo aplaza para aprovecharlo al máximo, confundiendo al jugador (en el buen sentido) en una trama donde nada más empezar vemos una supuesta muerte de Brian en un cementerio tras haber pasado éste por un manicomio, otorgando al juego un interés mayor que si hubiese continuado linealmente con lo visto hasta el momento.

Este gran acierto se redondea con la presencia de unos buenos villanos, con el regreso de uno de los que vimos en la entrega anterior y la presencia de un dúo bastante curioso que, no obstante, podría haber estado más aprovechado. En cuanto a los secundarios, la saga Runaway siempre ha destacado por las peculiaridades de estos, Péndulo parece preocuparse mucho porque resulten memorables, para bien o para mal, siempre con alguna frase destacable o alguna coletilla más o menos ingeniosa. Esta entrega no sólo no es una excepción en este aspecto, sino que además se preocupa por mostrar personajes más serios y con cierta personalidad por los que incluso puedes llegar a preocuparte. El Gran Marcelo, entre los poco importantes, es, por ejemplo, uno de los más simpáticos y memorables. Por otro lado, Gina Timmins (que esta vez controlaremos más veces) y Brian Basco han mejorado muchísimo, siendo más irónicos y perspicaces, especialmente divertida la relación entre ambos y la evolución sufrida: Gina ha pasado de ser una asustadiza striptease a ser una sofisticada aventurera y Brian, a su vez, a pasado de ser el pardillo de la primera entrega a un tipo que apenas se sorprende o se asusta por nada.

Los gráficos, como siempre, muy agradables y vistosos. Técnicamente es irreprochable, mejorando mucho en las secuencias cinematográficas (que son numerosas) y los movimientos de los personajes no parecen tener límites. Siempre hay una animación detrás de cada acción, y no hay ninguna que resulte inadecuada o chapucera. Al contrario, existe una fluidez en la animación del juego que es de agradecer, con momentos en los que resulta bastante impresionante el que, en una aventura de desarrollo 2D, hayan tantos planos distintos en alguna que otra conversación. Hay fondos por los que se han preocupado incluso de realizar diferentes enfoques para mostrar alguna que otra secuencia. Para rematar, hasta se han tomado la molestia de realizar un modelado 3D para observar todos los objetos que se recogen durante el juego desde diferentes ángulos y ocupando toda la pantalla, un lujo innecesario que, sin embargo, está ahí y que demuestra, una vez más, el amor y el mimo que han dedicado al juego. Lo dicho, totalmente irreprochable en este aspecto y todo un ejemplo a seguir.

En definitiva, deja un buen sabor de boca, sobre todo porque el espíritu "Runaway" está más vivo que nunca en esta entrega, con los protagonistas huyendo y lidiando contra sus perseguidores y conspiradores hasta el mismo final. Podría haber estado mejor sin tantas facilidades y con puzzles más complejos, porque aunque algunos sean bastante ingeniosos, lo cierto es que ninguno ha supuesto apenas un desafío, yo creo que ese es su principal defecto, por encima de su duración, que es quizá demasiado justa, pero la correcta. Alargarlo más habría supuesto un grave error.

Es de las mejores aventuras modernas que he jugado, pese a no alcanzar, ni de lejos, las excelencias de Tales of Monkey Island, pero eso era mucho pedir. De la misma manera que decir que es de lo mejor del género últimamente tampoco es que sea un cumplido muy grandioso, pero ya es algo. 7,5/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Administrador del Sitio
Administrador del Sitio
Mensajes: 10916
Registrado: 28 Mar 2006 01:40
NotaPublicado: 23 Nov 2010 01:50
wrapimgToonstruck (PC)

Toonstruck es posiblemente una de las aventuras gráficas que más halla podido disfrutar jamás. Qué duda cabe que el sello Lucas Arts me ha robado horas y horas de tiempo delante del PC, pero el encanto de esta aventura gráfica ha trascendido el tiempo que ha pasado desde que la jugué, hace ya casi 15 años.

Allá por 1996, estaba dispuesto a sacarle todo el jugo a esta aventura, y a aprovechar todos sus avances tecnológicos. Gracias a mi lector de cd 4x era de los pocos de entre mis amigos que podía disfrutarla en todo su esplendor. Con un lector de 2x las voces tironeaban, y se des-sincronizaba rápidamente el audio y el video de la aventura. Además, era una de los primeros juegos que gozó de un doblaje en español exclusivo, y de una calidad asombrosa para la época, en la que los doblajes de videojuegos se solían limitar a monosílabos o palabras sueltas que sonaban repetitivamente. En cuanto al sistema de manejo, utilizaba un sencillo y típico sistema de point-and-click contextualizado que daba diferentes opciones según el lugar en el que se ubicara el cursor.

Lo primero que llama la atención de esta aventura es la mezcla de la estética de dibujos animados y de imagen real, y que esta imagen real es ni más ni menos que Christopher Lloyd (el Doc de Regreso al Futuro) interpretando magníficamente su papel como si de una película se tratara. Pero eso no es más que la superficie de este gran juego. La desternillante trama, a la altura de las mejores, no deja indiferente en ninguna de sus fases, y ya desde su espectacular vídeo de introducción consigue atraparte hasta el final.

La Trama: Andrés Truido (Christopher Lloyd), es una animador de éxito gracias a su serie de la conejita "Flufy Flufy Ban Ban", pero tras años dibujando al mismo personaje se encuentra cansado. Una noche, su jefe le dice que la serie necesita nuevos personajes, pero para su desgracia, le dice que debe crear nuevos personajes conejitos para que la serie siga triunfando. El trasnochado animador, se verá añorando sus inicios en los que soñaba con lanzar a su loco personaje Flux Tarambana, cuando este cobra vida y le lleva a un mundo de animación en el que nada es lo que parece...

La combinación de la interpretación del personaje real de Christopher Lloyd en un mundo de dibujos animados, la divertidísima historia, los puzles mezclados con la historia, los personajes, la interacción de Flux con los puzzles (al estilo de Sam&Max) y el perfecto doblaje, hacen de esta una de mis aventuras gráficas favoritas de todos los tiempos.

Si no la jugaste en su día y si dispones de un lector cd 4x, ya estás tardando en disfrutarla.

Puntuación: 10,5/10
Ya puedes visitar la versión beta de colecZion

Y podéis seguir visitando el hilo para colaborar.

¿Tú compras o coleczionas?
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 24 Nov 2010 18:15
wrapimgBroken Sword - The shadow of the templars

"París, los últimos días del año y el final del milenio. Tengo muchos recuerdos de la ciudad: los cafés, la música, el amor... y la muerte".

Así comienza el mítico Broken Sword, con un vídeo en baja resolución (hijo de su época) pero de gran calidad, donde podemos ver una animación más que digna y un dibujo agradable, con un estilo similar al de Disney pero un poco más rudo. La historia arranca con fuerza, estamos en París, eres George Stobbart, te estás tomando un café en la terraza de un bar cuando de repente un payaso bastante molesto y extraño entra para dejar un maletín que resulta contener una bomba que inmediatamente estalla lanzándote por los aires. En la confusión, este turista americano trata de reponerse y, aunque quede un poco ingenuo el que no se vaya inmediatamente a casa intentando olvidar el asunto, decide hacer pesquisas por su cuenta para saciar su curiosidad y, de paso, obtener el amor de una periodista parisina de la que queda prendado. Así pues, solo y con la ayuda de unos pocos secundarios, deberá resolver el misterio que rodea a este extraño payaso, que será mucho más grande de lo que uno podría imaginar en un principio.

Esa es la mayor virtud de este juego, una historia sencilla que se va complicando a medida que avanza y de la que no es fácil desatenderse, contiene un gran grado de implicación por parte del jugador gracias a un protagonista con un carisma de lo más natural. En otras palabras, es una premisa digna de trasladarse a la gran pantalla sin problemas, que además recuerda mucho a ciertas novelas de Dan Brown que tanto furor causaron en años anteriores. Los protagonistas, los secundarios, los inesperados villanos... todo está en su sitio y los giros argumentales se suceden por doquier. Lo que parece el seguimiento por Europa de un asesino en serie que se disfraza para cometer sus atentados, acaba tomando parte de algo mucho más grande que se remonta de tiempos pretéritos. El mundo del juego es enorme, abarca muchos escenarios y todo tipo de personajes. Resulta divertido ver cómo hablan en Irlanda en contraposición a cómo te responden en Siria. Los detalles están muy cuidados y el sentido de la aventura es fantástico. No cabe duda en que pusieron mucho énfasis en añadir cierta veracidad falsa en todo momento. Y digo "falsa" porque existe un tono cómico que resulta ser muy sutil y oportuno.

En cuanto a la jugabilidad, es una aventura muy clásica, con sus escenarios y personajes en 2D y la interfaz de point & click sobradamente conocida por cualquier forofo del género. No hay nada en particular que destacar, salvo quizá la agradable acción de poder mostrar en todo momento los objetos de tu inventario a cualquier secundario, lo que dota de cierta naturalidad al juego, ya que resulta divertidísimo averiguar qué tiene qué decir tal personaje sobre tal utensilio, especialmente por las burlas que se realizan en todo momento de los bolsillos repletos de "basura" de nuestro estimado protagonista. Otro aspecto a tener en cuenta es la posibilidad de morir. En efecto, al contrario de lo que ocurre en las aventuras de Lucas Arts, aquí sí se puede acabar el juego en algún momento, con un paso en falso o una acción desafortunada. Lo que puede parecer una molestia, resulta ser algo emocionante que aporta tensión y complicación a los puzzles del juego, ya que las muertes no carecen de sentido y son retos a superar. De hecho, ofrece algunos de los momentos más memorables y emocionantes de la historia, sobre todo cuando nos topamos por primera vez con el asesino, que resulta ser toda una experiencia.

En cuanto a los gráficos, si bien han quedado un tanto desfasados por culpa de las mastondóticas resoluciones actuales, la verdad es que siguen siendo más que aceptables y se bastan y sobran para ofrecer un ambiente más que adecuado y conseguido. Es más, esta aventura podría dar una lección a muchos juegos actuales en cuanto a diseño de escenarios y personajes y, sobre todo, en lo que se refiere a la animación de los personajes, muy fluida y realista. El único inconveniente es el estatismo de los elementos del escenario, que no hay un mal árbol mecido por el viento o algún movimiento más aparte de los personajes que se encuentren en el lugar. Aún así, detalles no faltan y la riqueza de los escenarios no es poca. Da gusto pasear por París y ver lugares tan reconocibles contrastando con otros inventados tan asombrosos como la tienda del juguetes, repleta de elementos, casi más que el propio Musee de Crune. En otras palabras, no han envejecido nada mal.

En definitiva, solo hay elogios para este juego, hasta la música es perfecta, la banda sonora principal deja huella y es muy característica. Imprescindible y altamente recomendable. Es una de las mejores aventuras "serias" que se pueden encontrar. Recomiendo evitar expansiones absurdas y remasterizaciones extrañas. El juego no necesita de nada más para gustar. 9/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 25 Nov 2010 17:32
wrapimgBroken Sword 2 - Las Fuerzas del Mal

No cabe duda de que el primer Broken Sword dejó un recuerdo imborrable en muchos de los jugadores que lo probaron en su momento. Cabe destacar que, pese a la popularidad que posee actualmente, en su momento no fue precisamente un éxito de ventas, fue eclipsado por los shooters en 3D que empezaban a proliferar por aquella época, como el famoso Doom o el Unreal. Sin embargo, tuvo las ventas y el reconocimiento suficiente como para que la saga regresara con una nueva entrega que desde su primer punto de partida intentó ponerse a la altura de su predecesora buscando una premisa distinta. La primera impresión es más que positiva, si en la primera parte bombardeaban un café donde el protagonista estaba tranquilamente sentado, esta vez es algo mucho más personal.

Unos extranjeros (por no especificar demasiado) secuestran a Nico mientras atan a George en una silla, en una habitación en llamas con una araña venenosa a sus pies. Nuestro protagonista no sólo debe escapar de tal aprieto, sino que también debe averiguar por qué se han llevado a Nico y qué tiene que ver con todo esto con el profesor Oubier, el hombre con el que su novia se había citado para tratar algún espinoso tema que, nuevamente, resultará ser más grande y peligroso de lo que prometía en un principio.

Después de este prometedor inicio, vienen reencuentros y visitas a lugares donde ya habíamos estado, con unos gráficos con más resolución (tampoco mucha más) y unos personajes que se muestran sin los bordes aserrados que se podían ver en la primera entrega. Esa es la mayor innovación que posee en cuanto a gráficos, aparte de algunos momentos que, para añadir más tensión o atención al detalle, podemos ver los elementos más de cerca con enfoques más próximos al personaje. Ahí es donde podemos apreciar la excelsa animación que siempre ha acompañado a la saga, sobre todo en las escenas cinematográficas, de un nivel similar al que vimos anteriormente, pero con la evidente y ya mencionada subida de píxeles por pulgada. En lo que se refiere al aspecto gráfico y al inicio, no hay reproche posible, parece una secuela más que adecuada y dispuesta a superarse.

Pero en verdad, aparte de los gráficos, esta nueva entrega no tiene nada más que aportar. Su trama es bastante más lineal y con un ritmo mucho más irregular que el que pudimos ver en ocasiones anteriores. Algunas partes son, de hecho, puzzles que se han de resolver, sin más, sobre todo en la recta final, donde el diálogo y el uso de inventario son prácticamente nulos. Sorprende el poder utilizar a Nico siguiendo una trama que se bifurca entre las pesquisas que debe seguir ella y las que realiza George al mismo tiempo. Pero ni siquiera esto está bien aprovechado, ya que llama mucho la atención el poco protagonismo que, pese a todo, tiene la chica dentro de la aventura, en contraposición del más agraciado protagonista de la saga, que sí tiene más lugares que visitar y puzzles más variados, aunque eso tampoco sea mucho decir.

Por otro lado, el componente fantástico es empleado con mayor holgura, perdiendo el toque realista e histórico de la entrega anterior. Los temas mayas no logran hacernos olvidar el interés creciente que ofrecía el misterio de los templarios. Además, la duración de esta entrega es menor, cosa que resulta incomprensible teniendo en cuenta la cantidad de elementos nuevos que aporta. Pese a todas las innovaciones, se pierde también la opción de mostrar elementos del inventario a cualquier personaje, aunque tampoco es que sea una gran pérdida, si se tiene en cuenta las poquísimas ocasiones que encontraremos para hablar con alguien.

Pero, siendo honestos, nada de todo esto sería negativo si no tuviéramos la primera entrega para comparar. Cierto es que las mejores no hacen mella en los nuevos defectos, pero al menos puede decirse que se trata de una aventura gráfica bastante decente, mejor que muchas que se hacen hoy en día. Sin embargo, es inevitable pensar que, de haber sido esta la primera entrega de Stobbart, no habría causado tanto furor como el que ha hecho la aventura templaria posteriormente, convirtiéndose en el juego de culto que es. Pese a todo, siendo justos, al menos se puede decir que los diálogos mordaces persisten y al menos la trama no insulta en ningún momento al jugador, ofreciendo algunos momentos de infarto (especialidad de la saga) y un final que, aunque increíble, resulta sorprendente por su puesta en escena y brutalidad, recordando un poco al Gabriel Knight.

En definitiva, no está mal pero podría ser mucho más. Las comparaciones con su predecesora son odiosas, pero al menos no es una mala aventura en absoluto. 6/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 26 Nov 2010 17:11
wrapimgBroken Sword 3 - The sleeping dragon

Una muestra de lo mucho que es apreciada la historia de la primera parte de esta saga protagonizada por George Stobbart, es la premisa de esta tercera, que resulta ser una secuela directa de la ya mostrada trama de los templarios. La nueva trama es la siguiente: Un tipo llamado Susarro va en busca de las llamadas Líneas Dragón, que sirven para dar un gran poder a quien consigue "bañarse" en ellas. El mundo corre un grave peligro debido a que el control de este poder podría dar lugar a un tirano invencible, por lo que George y Nico tratarán de desbaratar los planes del villano simplemente porque la coincidencia y el destino así lo han querido. Esto es porque no puede ser más absurda la forma en que se ven metidos de nuevo en el meollo. No es que se trabajara demasiado este aspecto en ocasiones anteriores, pero para una vez que tenían la oportunidad de enlazar a los personajes con la trama por momentos del pasado y que podía presentarse a la pareja trabajando junta desde el principio; resulta absurdo que se involucren de primeras por situaciones distintas porque sí.

Dejando esto de lado (que al fin y al cabo no es tan grave) lo primero que llama la atención de esta nueva historia es la situación de la pareja protagonista, que se ha convertido en un espantoso y agotador dúo que lejos de resultar carismático o divertido, acaba siendo repelente por culpa de una constante guerra de sexos (y de egos) que suena a tópica y además aburrida. Un auténtico culebrón venezolano que no hace más que entorpecer la buena historia de amor de la primera parte. Pero lo grave es que Nico es la que más sale perdiendo con en esos diálogos y esas posturas irreconciliables, está realmente insoportable en esta nueva entrega, siempre borde o de una delicadeza física y estética extremas que pone de los nervios y hasta resulta insultante para el jugador en algunos momentos. Una mujer no tiene porque ser de esta manera, y lo cierto es que ella no lo era. Por desgracia, estos tratamientos tan desacertados acaban siendo lo de menos, ya que se recupera un buen número de secundarios que se ven también metidos con calzador en esta nueva aventura, lo que demuestran una falta grave de personalidad e ingenio por parte de los guionistas a la hora de crear unos nuevos.

En cuanto a la historia, de no ser por algún que otro giro final con sorpresa incluida (cierta muerte de un secundario acaba siendo lo mejor de toda la aventura) sería de lo más lineal y aburrido que se ha visto en el género. Más cerca de lo que sería una nueva (mala) aventura de Indiana Jones, con sus mil muertes, enfrentamientos y peligros que a un Broken Sword clásico, con sus puzzles, su inventario y conversaciones con personajes donde aparecen siempre cosas nuevas. Por si todo eso fuera poco, el uso que hacen de los templarios en esta nueva entrega es realmente horrible, aun más fantasioso que antes y sin elementos tan interesantes como el tema de Baphomet, los Assasins, los Neo-Templarios y demás. Esta vez sólo tenemos un tipo que busca el poder absoluto con unas líneas de energía y poco más. Documentación cero y una trama tan básica como típica, parece sacada de un vulgar tebeo sin gracia.

Pero lo que ha hecho que esta aventura no tenga ni un atisbo del espíritu de la saga es la ausencia casi total de una variedad decente de puzzles, de un mayor uso de objetos o de diálogos y exploración. La mayoría de la aventura consiste en mover cajas (hay chistes de ello en todas partes) y en esquivar a unos soldados al más puro estilo Metal Gear. Por no decir que la mayor parte de los retos consisten en saltar y tratar de darle a un botón en el momento preciso para que el personaje se salve de una muerte. Que esa es otra, hay demasiadas a lo largo de la aventura, aunque esta vez han tenido la gentileza de devolvernos al punto justo de antes de lo ocurrido, por lo que al menos no hay que estar grabando partida continuamente.

Eso sí, la mayor virtud del juego la tenemos en los gráficos, que todavía hoy en día son agradables de ver. Hemos abandonado las 2D para unas 3D totales que son un portento técnicamente hablando para el año en que salieron. Con un excelente diseño de personajes, la animación fluida (eso siempre), buenos escenarios (aunque sosos, tres o cuatro elementos interactivos como mucho) y una expresividad muy conseguida. Vaya, que los programadores dedicaron mucho tiempo al aspecto gráfico, casi el mismo que deberían haber empleado para una buena historia que no recoja tantos elementos ya vistos y que no destaca en absolutamente nada. El control también está más que acertado, es una variante del de Grim Fandango (de la competencia, cómo no), un poco más sencillo y del que es fácil acostumbrarse.

Pero todo esto es, en resumen, lo que hace que esta aventura sea un completo desastre: mala historia, malos personajes, abuso del minijuego de las cajas, abuso de infiltraciones sin que te vean, ausencia absoluta de uso de objetos, pocos diálogos, ausencia de exploración e investigación y un final horrible. Una decepción que sólo se salva por sus gráficos y por ser tan entretenida como fácil. 3/10.

Imagen
Avatar de Usuario
Colaborador
Colaborador
Mensajes: 10287
Registrado: 20 Abr 2006 22:26
Ubicación: En algún lugar de Invernalia, why not?
NotaPublicado: 29 Nov 2010 03:18
wrapimgBroken Sword 4 - El ángel de la muerte

Me encanta la saga Broken Sword. Desde el primer juego he seguido las andanzas de George Stobbart y Nico Collard para resolver los misterios de los templarios o los aztecas, lo que tocara de un día para otro. Si bien la primera parte fue y sigue siendo una gozada que todo buen jugador de aventuras gráficas debería jugar aunque fuera una sola vez en su vida, la segunda fue menos acertada por su historia, al estar menos elaborada y con una segunda mitad realmente agobiante. La caída siguió con una tercera que es por el momento la peor de toda la saga, por su sistema de juego, su desarrollo y su horrible guión. Como se puede notar, creo que las entregas fueron de más a menos, todos deseábamos que la cuarta parte fuera nuestra esperanza para que Broken Sword volviera a brillar como antaño.

Sobre la historia en sí, regresamos a los templarios (qué originalidad), pero esta vez al menos se recurre a los hechos históricos con datos de ficción a lo Dan Brown, algo de lo que se burla el mismísimo George en uno de los momentos del juego. Siendo injusta la comparación, por otro lado, ya que el primero de la saga salió mucho antes de que El Codigo Da Vinci y Ángeles y Demonios alcanzaran cierta fama. Todo comienza cuando una misteriosa chica llamada Anna Marie llega a la oficina de patentes del protagonista, que se verá obligado a escoltarla y protegerla de unos mafiosos que pretenden robarle un manuscrito para poder conseguir un tesoro inalcanzable, perdido desde hace mucho tiempo. Ambos personajes se verán obligados a recuperar dicho documento para conseguir el hallazgo antes que nadie, procurando que los mafiosos italianos no lleguen antes y hagan salami (si queréis pillar la referencia, jugad al juego) con ellos.

Lo cierto es que regresamos, como ya he comentado antes, a la Historia (así, en mayúsculas) con retazos de ficción, siendo esta vez la popular Arca el objeto a encontrar. La verdad es que los guionistas supieron perfectamente como tratar el tema y se nota muchísimo que quisieron esmerarse por los terribles resultados obtenidos en la tercera parte, donde todo parecía valer y predominaba más la ciencia ficción futurista que un buen uso de material histórico manipulado como pudimos ver tanto en la primera como en la segunda parte. Otro dato importante que destacar es que esta vez regresamos también a los giros argumentales donde nada es lo que parece y los personajes mienten, nada de un guión lineal aburrido como en la parte anterior. No, en esta cuarta tenemos de todo, desde un encarcelamiento hasta una resolución de puzzles en los subterráneos de un museo. No es muy original si tenemos en cuenta que ya lo vimos antes en la saga, pero lo que cuenta es que está tratado de una manera diferente. Aparte, en un principio nos acompaña el enigmático personaje de Anna Marie, que parece estar muy involucrada en el asunto, más de lo que aparenta a primera vista.

Como se puede ver, se tuvieron en cuenta todos los errores de la tercera parte y se volcaron en solucionarlo, se nota en absolutamente todos los apartados. Hasta en los gráficos, que siguen siendo en 3D (para desgracia de muchos nostálgicos de las dos primeras partes), siendo estos muy superiores a los de su precuela más directa por los diferentes efectos de luz y el ambiente mostrado, llegamos a ver hasta motas de polvo atravesando las vidrieras o el vapor del carbón ardiendo. Aparte, los personajes aparecen rediseñados y algunos hasta no reconocerán al nuevo George Stobbart, al que le han quitado todo atisbo que le hiciera parecerse a Indiana Jones en la tercera parte, cosa apropiada teniendo en cuenta que el sistema de juego también ha variado. Y es que, señoras y señores, regresamos al manejo por ratón, aunque sea con las tres dimensiones, al estilo de los juegos de rol online, explorando el escenario a fuerza de point & click, como en los viejos tiempos. Esto logra un cambio muy positivo en la jugabilidad, ya que contamos con más posibilidades al ser una aventura gráfica a la vieja usanza.

Y no solo eso, sino que esta vez George Stobbart cuenta con un práctico PAD, el utensilio que todo buen investigador debería tener, puesto que en él es donde tendremos a nuestra disposición unas cuantas acciones que deberemos ejecutar de un momento a otro, ya sea llamar a alguien, ver nuestros pasos anteriores (es una especie de diario) o navegar por Internet. Sin olvidar que en algunos momentos del juego nos veremos obligados a hackear sistemas, para entrar en sitios, obtener teléfonos o encontrar algún dato histórico importante. Claro que… aquí tenemos uno de los principales lastres del juego, porque para hackear algo tenemos que resolver un minipuzzle que veremos repetido durante toda la aventura más de una docena de veces que resulta exasperante. Lo peor es que rompe totalmente el ritmo de la aventura, porque son puzzles que llevan su tiempo resolver y al rato da la impresión de que no se está jugando a un Broken Sword, sino a un juego del estilo el Buscaminas de Windows. Dos veces habría estado más bien, cuatro incluso, pero no todas las que tenemos que pasar por semejante embrollo que simplemente se dedica a rellenar inútilmente el juego. Este es el equivalente a las cajas del Broken Sword 3, aunque más entretenido y menos insultante.

Por lo demás, hay que confesar que aunque el Broken Sword 4 pule la mayoría de los fallos mostrados en la parte anterior, sigue sin ser del todo perfecto. Tampoco es que busque serlo, pero todavía no alcanza las excelencias de la primera entrega de la saga. Las comparaciones son odiosas, pero en este caso se nota cierta falta de chispa en un argumento que daba para mucho más (con un final que podría haber sido bastante mejor) o detalles como el de no poder volver a sitios ya explorados, ya que la sensación de linealidad sigue patente de forma alarmante, lo que da la desagradable impresión de que todos los mapas que se muestran son más para adornar que otra cosa, ya que no sirven para nada realmente útil. Por otro lado, los lugares están muy elaborados, pero son excesivamente amplios, no se respeta la proporción. Por ejemplo, un pasillo parece el equivalente a un campo de fútbol y zonas como la carnicería, más que almacenes, parecen salones de balonmano. Todo esto repercute en mayor o menor medida. Finalmente, existe cierta dejadez en cuanto a los objetos interactivos repartidos por los escenarios, casi todo lo que se puede examinar, generalmente, también se puede utilizar. Esto último es el mayor defecto de la aventura, ya que le resta implicación y dificultad.

De todas maneras, estamos ante un juego más que correcto, sobre todo por la historia y ciertas partes que son casi inolvidables (como la carnicería, con música de ópera de por medio) que no carece de defectos que bien podrían haber resuelto fácilmente y restan muchos enteros a una aventura que daba para mucho más. Aun así, es la segunda mejor de la saga, lo cual ya es mucho. Gustará, sobre todo, a los fans de siempre. 7/10.

Imagen
Anterior

Volver a Otros

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado